Los rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS) aseguraron hoy haber derribado un avión de combate de las Fuerzas Armadas sirias en Mohasen, en la provincia nororiental de Deir al Zur.

Según dijo a Efe el consejero de comunicación de la Comandancia del ELS, Fahd al Masri, los rebeldes abatieron un caza de combate Mig-21, de fabricación rusa, normalmente tripulado por dos pilotos y que puede llevar hasta una tonelada de explosivos.

Al Masri añadió que los pilotos han sido identificados, si bien no pudo confirmar que hayan sido capturados por los insurgentes.

La red de activistas opositores Comités de Coordinación Local señaló en un comunicado que el avión estaba participando en bombardeos sobre Mohasen cuando fue abatido.

Además, aseguró que otro avión de combate de las fuerzas gubernamentales sobrevolaba la zona para intentar localizar a los pilotos del aparato siniestrado.

Los activistas difundieron un vídeo en el que se observa cómo las baterías de los rebeldes consiguen derribar un avión, si bien la autenticidad de las imágenes no pudo ser confirmada.