Google anunció el lunes que eliminará unos 4.000 empleos en su unidad de telefonía inalámbrica Motorola Mobility y cerrará o consolidará un tercio de los 90 establecimientos de Morotola.

La reducción representa cerca del 20% de los 20.000 empleados de Motorola Mobility, y dos tercios de los recortes laborales tendrán lugar fuera de Estados Unidos. La empresa indicó el lunes que Motorola Mobility perdió dinero en 14 de sus últimos 16 trimestres.

Google dijo que los cambios tienen como fin hacer rentable la unidad, pero advirtió que los inversionistas deberían esperar fluctuaciones en los ingresos en los próximos trimestres.

"Aunque menores gastos amortiguarán a corto plazo el impacto negativo de los ingresos, Google considera estas medidas un paso clave para que Motorola logre unos beneficios sostenibles", dijo la empresa en un escrito presentado ante la Comisión de Bolsa y Cambio.

Google dijo además que transferirá el foco de Motorola Mobility de un simple teléfono inalámbrico a otros servicios más rentables.

La reestructuración costará a Google unos 275 millones de dólares en compensaciones por los despidos, que se harán en su mayor parte en el tercer trimestre. Además, la empresa asumirá una cantidad indeterminada con cargo a pérdidas, mayormente en el tercer trimestre.

Google, con sede en la localidad californiana de Mountain View, completó en mayo su adquisición por 12.500 millones de dólares de Motorola Mobility. El acuerdo, el más caro en la historia de la empresa, amplió su negocio al sector de la electrónica y agrandó su participación en la telefonía celular, mercado al que se incorporó hace cuatro años con su software Android.

La empresa pionera en telefonía celular se ha visto en apuros los últimos años antes del acuerdo. No ha logrado un gran éxito en el mercado desde que lanzó el teléfono Razr en el 2005 y su participación en el mercado ha disminuido.

Las acciones de Google subieron 9 dólares a 651 en las operaciones previas a la apertura del mercado.