El Ejército turco ha lanzado una operación para liberar al diputado opositor Hüseyin Aygün, secuestrado el domingo por miembros del ilegal Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda.

El PKK ha advertido hoy en un comunicado, recogido por la televisión CNNTürk, que esta operación militar "pondrá en riesgo la vida" de Aygün, al tiempo que asumía la autoría del secuestro.

Aygün, diputado en las filas del Partido Republicano del Pueblo (CHP), el mayor de la oposición, fue retenido ayer en un control de carretera establecido por el PKK cuando volvía en coche desde el municipio de Ovacik a la ciudad de Tunceli, capital de la provincia que representa en el Parlamento.

Los guerrilleros se llevaron al político tras una breve discusión, pero dejaron en libertad a su asistente y a un periodista que lo acompañaban.

Es la primera vez que la guerrilla kurda secuestra a un diputado, aunque con frecuencia captura y retiene a militares, maestros de colegio y otros trabajadores estatales en las regiones del sureste de Turquía, de mayoría de población kurda.

Normalmente, los secuestrados son puestos en libertad al cabo de varios días o semanas, sin pedir rescate o medidas políticas.

Todos los partidos han denunciado el secuestro, incluido el pro kurdo Paz y Democracia (BDP), considerado a veces un brazo político del PKK, que ha calificado el acto de "inaceptable" y ha pedido "la inmediata liberación" de Aygün.

Hüseyin Aygün, casado y con dos hijos, es abogado de formación y se ha perfilado como defensor de la población kurda, llegando a enfrentarse con su propio partido para denunciar los excesos del Estado contra los kurdos de Tunceli en el pasado.

Ha publicado varios libros, entre ellos uno en zazaki, el idioma local cercano al kurdo y ha pedido con reiteración que el Estado "solucione la cuestión kurda" si quiere acabar con la violencia.

La semana pasada el PKK secuestró a tres soldados y en las últimas semanas han aumentado en el sureste del país los enfrentamientos y los combates entre ese grupo armado y el Ejercito turco.EFE