La estatua de Cristóbal Colón que divisa el horizonte desde la emblemática plaza neoyorquina de Columbus Circle podrá hacerlo desde un confortable salón, completamente amueblado y suspendido a 20 metros de altura, al que están invitados los visitantes que quieran compartir un rato con él.

La instalación artística "Descubriendo a Colón" es una propuesta del japonés Tatzu Nishi, quien, a partir del 20 de septiembre, convertirá la escultura de mármol dedicada al descubridor de América en la peculiar anfitriona de un salón con privilegiadas vistas a Central Park.

"Colón es un icono imperecedero de la exploración y el descubrimiento, y la importancia de Columbus Circle es un testamento de su relevancia histórica y cultural", afirmó Nicholas Baume, director de Public Fund Art, la organización que patrocina la obra, según puede verse hoy en su página web.

La estatua de Colón, construida en 1892 para conmemorar el cuarto centenario del primer viaje a América del navegante, brindará su hospitalidad en el centro de un salón levantado por un andamio de metal a unas seis plantas del suelo, y equipado con lámparas, un sofá, una mesita de café e incluso un televisor.

Además, sus paredes estarán recubiertas por un papel diseñado expresamente por Nishi y estampado con motivos de la cultura pop que el artista, quien ha realizado instalaciones similares en Liverpool, Basilea y Singapur, asocia con Estados Unidos.

Baume explicó que, cuando Nishi (1960) visitó Nueva York por primera vez, se sintió "fascinado" por esta estatua del escultor italiano Gaetano Russo, pero que le llamó la atención que "a pesar de su céntrico emplazamiento, apenas era visible, como una solitaria figura escondiéndose sobre su columna de 20 metros de altura".

"Creyó que era hora de darle a Colón un apartamento propio, con vistas a Central Park, y ofrecer una casa abierta a la que todos están invitados", explicó Baume.

De este modo, el monumento se transformará en una obra de arte contemporánea, "que reformará las percepciones de los visitantes", según Baume y que les proporcionará una panorámica del corazón de la Gran Manzana que sólo puede ser descubierta desde la perspectiva de un explorador de altura, como Colón.

El público podrá acceder gratuitamente a este salón hasta el 18 de noviembre, aunque con cita previa para evitar aglomeraciones, en tandas de cincuenta personas.

"Este otoño, Nueva York redescubrirá a Colón de una forma nueva y emocionante, gracias a la creatividad de Nishi, y esta instalación se convertirá en otra atracción ineludible para millones de turistas", afirmó el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg.

La Public Art Fund aprovechará para restaurar el monumento cuando se desmonte la instalación .