Honduras afirmó hoy que Estados Unidos investigará al actual jefe de la Policía hondureña por supuestas violaciones a los derechos humanos hace una década, en un caso que puede costar al país centroamericano parte de la ayuda financiera que recibe de la nación norteamericana.

El canciller de Honduras, Arturo Corrales, reveló este lunes en rueda de prensa que el Departamento de Estado estadounidense "ha conformado una unidad o comisión con el fin de examinar las alegaciones en contra" de Juan Carlos Bonilla, actual director de la Policía hondureña.

Corrales, sin embargo, no aclaró si Washington puede retirar fondos a algunas unidades de la Policía mientras investiga Bonilla, como indicó este lunes la prensa local que citó un informe del Departamento de Estado estadounidense.

Según los reportes de prensa, Washington suspendería la ayuda financiera mientras indaga la supuesta participación de Bonilla en un "escuadrón de la muerte" que lo involucraría "en al menos tres asesinatos y desapariciones forzadas entre 1998 y 2002",

"Si algunos de estos alegatos de hace más de una década encuentran asidero jurídico debe procederse", dijo Corrales, sin más precisiones.

Añadió que mientras no existan pruebas sobre la culpabilidad de Bonilla, su trabajo al frente de la Policía hondureña "goza del apoyo del mandatario hondureño".

Según publicó este lunes la prensa local, Bonilla enfrentó una acusación formal por su presunta participación en ejecuciones extrajudiciales, pero en 2004 fue absuelto por un tribunal, y en 2009 la Corte Suprema de Justicia hondureña confirmó ese veredicto.

Este mismo lunes el presidente hondureño, Porfirio Lobo, dijo que el Gobierno Barack Obama no ha notificado oficialmente a Tegucigalpa sobre un eventual retiro de fondos a la Policía, y dio un espaldarazo a la labor de Bonilla al frente del organismo de seguridad.

"Bonilla no tiene inmunidad, lo que sí les digo es que está haciendo un buen trabajo, y como director de la Policía tiene mi respaldo", agregó el gobernante.

Bonilla asumió en mayo pasado el cargo de director de la Policía, que se encuentra en un proceso de depuración como parte de una reforma integral a la seguridad impulsada por Lobo.

En la rueda de prensa, el canciller hondureño aseguró que un reciente informe del Departamento de Estado sobre Honduras "no descalifica" al país.

Por el contrario, destaca "los avances en seguridad, crimen organizado, corrupción y lucha contra la impunidad" que ha tenido el Gobierno de Lobo, dijo el canciller.

El documento estadounidense, según Corrales, también resalta que Honduras ha hecho reformas legislativas que han permitido mejorar el profesionalismo del Ministerio Público, la Corte Suprema de Justicia y el Congreso Nacional.

Estados Unidos "continuará con el apoyo económico y logístico a los operadores de justicia de Honduras", y asistirá al país en la creación de una "unidad independiente, fuerte y profesional que ayude a la investigación de los crímenes complejos, así como el narcotráfico", dijo el canciller.

Corrales añadió que las relaciones entre los dos países "están en excelente nivel", y que el principio de "responsabilidad común, compartida pero diferenciada", ha permitido a ambos estructurar proyectos de seguridad, desarrollo, inversión, cooperación y atención a más de un millón de hondureños.