Las autoridades colombianas detuvieron a tres miembros de una red de envío de cocaína y a una mujer que lavaba dinero del narcotráfico para el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, todos ellos solicitados por Estados Unidos, informaron hoy a Efe fuentes policiales.

El director antinarcóticos de la Policía Nacional, el general Luis Alberto Pérez, indicó por teléfono que los tres hombres narcotraficantes fueron capturados en Medellín y la mujer en Bogotá, en dos operativos independientes desarrollados durante el pasado fin de semana.

Según Pérez, la detenida Jimena Barreto Salamanca se dedicó "durante la década de los 2000 a liderar un grupo con los hermanos Álvarez-Dueñas (también paramilitares) que proveían de cocaína al jefe paramilitar Salvatore Mancuso y a la vez se encargaba de lavar el dinero relacionado con esta actividad ilícita".

Mancuso era un ganadero de ascendencia italiana que llegó a formar parte de la jerarquía de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), organización paramilitar desarticulada en 2006 en virtud de un acuerdo de desmovilización con el Gobierno de Álvaro Uribe, por el que él y otros doce jefes fueron extraditados a EE.UU.

"Esta organización fue desvertebrada por la Policía en 2008, cuando ya Mancuso había sido extraditado", recordó el alto mando policial, quien además advirtió que la red de Barreto lavó al menos diez millones de dólares a través de empresas de fachada en Brasil, México, Panamá y Venezuela.

Barreto es reclamada en extradición por la Corte Distrital del Estado de Virginia por el delito de lavado de activos.

En la otra operación "fueron detenidos tres hombres que en Colombia hacían los contactos de una organización delincuencial que enviaba cocaína a Nueva York en maletas de doble fondo, encomiendas o a través de personas que ingerían la droga", explicó Pérez.

Según la investigación, los detenidos Juan Mejía, Germán Darío Estrada y Roberto Bustamante lograban transportar entre 20 y 25 kilogramos del estupefaciente al mes desde los aeropuertos de las ciudades colombianas de Bogotá y Medellín.

Esta operación, desarrollada en coordinación con la Fiscalía colombiana y la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA), arrancó hace más de un año "cuando fueron detectados tres ciudadanos estadounidenses que viajaban constantemente desde la ciudad de Medellín a Nueva York".

Estas sospechas se tradujeron en la detención en Nueva York en junio de 2011 de estos tres viajeros que cargaban más de 12 kilogramos en sus maletas.

"Con estas capturas, nosotros iniciamos las investigaciones aquí en Colombia y logramos identificar y judicializar a sus contactos" en el país andino, quienes habían sido solicitados en extradición por la Corte del Distrito Sur de Nueva York para que respondan por delitos relacionados con el narcotráfico.

La Corte Suprema de Justicia de Colombia determinará si la extradición de estas cuatro personas se hará o no efectiva.