La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, inició hoy en Shanghái la segunda visita oficial a China de un máximo mandatario de su país, con la que cree que comenzará, según explicó a Efe, una nueva etapa de "madurez" en la relación bilateral, que acaba de cumplir sus cinco primeros años.

"Esta gira en realidad viene a inaugurar una segunda etapa de las relaciones con China, que yo llamaría una etapa ya de madurez", declaró la presidenta costarricense.

Esto es posible, aseguró, porque "hemos logrado establecer los principales instrumentos jurídicos que nos van a permitir un pleno desarrollo, despliegue y florecimiento de las relaciones, muy especialmente centradas en los campos del comercio y la inversión".

En su opinión, también podría calificarse como una visita "histórica", aunque "de manera diferente a la que hizo el presidente Arias (la primera, en 2007), que marcó un antes y un después en las relaciones diplomáticas" entre China y Centroamérica.

Chinchilla acude al gigante asiático acompañada de sus ministros de Comercio (Anabel González), Exteriores (Enrique Castillo), Turismo (Allan Flores) y Seguridad Pública (Mario Zamora), con el objetivo de dar un nuevo impulso a la inversión y al comercio con China, de la que espera que se abra a más productos costarricenses.

Este mismo mes se cumple un año de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral, que ha provocado un aumento de los intercambios de un 75 por ciento.

Costa Rica es uno de los pocos países del mundo que tiene una balanza comercial positiva con China: de los 4.700 millones de dólares que intercambiaron en 2011, 3.800 millones fueron exportaciones de Costa Rica al gigante asiático, de ellos cerca del 75 por ciento microprocesadores y componentes electrónicos.

Sólo cerca de la cuarta parte corresponde a otros sectores menos tecnológicos, sobre todo el agropecuario, y es ahí donde la actual misión, encabezada por Chinchilla, espera abrir las puertas a más productos de su país en China, como carne de res, cerdo y pollo o lácteos.

Para ello es necesaria la aprobación china de los protocolos fitosanitarios costarricenses, que la misión oficial espera ayudar a acelerar esta semana.

Chinchilla se reunirá en los próximos días con el presidente chino, Hu Jintao, el primer ministro, Wen Jiabao, el presidente del Legislativo, Wu Bangguo, y el vicepresidente y probable sucesor de Hu en la presidencia, Xi Jinping, mientras su ministra de Comercio, Anabel González, hablará con su homólogo Chen Deming.

Para Chinchilla, la clave de que Costa Rica tenga una balanza comercial con China "tan favorable, a diferencia de otras naciones, que ven en China más bien una feroz competencia, es que la oferta comercial entre Costa Rica y China es bastante complementaria".

El otro gran objetivo del viaje es atraer inversión china, ya que "Costa Rica puede convertirse en una plataforma logística desde la cual China puede exportar a muchas otras regiones del mundo", sobre todo en América, gracias a su red de TLC con países que generan el 70 por ciento del PIB mundial.

Chinchilla destacó cómo China está aumentando su presencia en América Latina en los últimos años, y dijo que "Costa Rica quiere, en consecuencia, también derivar provecho de estas inversiones", por ejemplo para conseguir más capital y tecnología en energías renovables, uno de los puntos fuertes de la economía del país.

De ahí que otra de sus metas para esta semana sea "explorar mecanismos para el desarrollo" de una especie de Zona Económica Especial china en territorio tico, un parque industrial especializado en inversión china.

Para ello la delegación visitará mañana, como posible modelo de inspiración, el Parque Industrial China-Singapur de Suzhou, en la provincia oriental de Jiangsu, y el jueves conversará en Pekín con responsables del Banco de Desarrollo de China.

En el nuevo parque industrial costarricense podrían invertir firmas chinas de tecnología, energías renovables, electrónica, automoción o aeronáutica, entre otros sectores, explicó a Efe la ministra costarricense de Comercio, Anabel González.

Eso permitiría a China montar y terminar sus productos en Costa Rica para exportar sin aranceles a los países con los que el país americano tiene TLC, como toda Norteamérica, Centroamérica y parte de América del Sur.

HASH(0x8d4c5d8)

José Álvarez Díaz