Varios guatemaltecos que fueron sometidos a enfermedades de transmisión sexual por investigadores estadounidenses en la década de 1940 apelaron un fallo judicial que desestimó su demanda.

El juez federal Reggie Walton desestimó la demanda hace dos meses. Falló que la ley federal prohibe demandas contra Estados Unidos por heridas sufridas en el extranjero. Las víctimas presentaron el lunes una apelación en la Corte de Apelaciones federal en Washington.

La demanda, en nombre de las víctimas y sus herederos, se produjo al conocerse la noticia de que presos guatemaltecos, pacientes mentales, soldados y huérfanos fueron expresamente infectados sin su consentimiento. Los investigadores estudiaban los efectos de la penicilina, en ese entonces un fármaco relativamente nuevo.

El presidente Barack Obama, la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton y la secretaria de Salud y Recursos Humanos Kathleen Sebelius se disculparon por la investigación.