En un año en que ninguna ventaja parece definitiva, Rory McIlroy será el hombre que intente aferrarse al liderato en el último major de la temporada.

McIlroy logró birdies consecutivos hacia el final de la tercera ronda y terminó con 67 golpes, cinco bajo par, con lo que abrió una ventaja de tres golpes en el torneo PGA Championship. Los jugadores regresaron la mañana del domingo al campo de golf Ocean Course de Kiawah Island después de que la tercera ronda se suspendió por lluvia la tarde del sábado.

McIlroy, el campeón del Abierto de Estados Unidos en 2011, no ha superado la 40ma posición en ningún major este año, pero se convirtió en el primer jugador que abrió una distancia significativa en el campo cuando hizo birdie en los hoyos 15 y 16. Eso fue después de conseguir cinco birdies en los primeros nueve hoyos del sábado.

"Pensé que era sólo una continuación de la forma en que jugué ayer por la tarde", dijo McIlroy. "Golpeé la bola muy bien del tee al green — lo mismo que el jueves, también. Sólo una ronda más así, y estaré feliz".

Inmediatamente después de la reanudación, Tiger Woods falló un putt y cayó seis golpes detrás. Se recuperó un poco, pero seguía rezagado por cinco impactos tras una tercera ronda de 74 golpes.

McIlroy suma 209 golpes, siete bajo par y con tres de ventaja sobre Carl Pettersson, quien firmó 72 impactos en la tercera ronda. Adam Scott (70), Trevor Immelman (70) y Bo Van Pelt (67) estaban un golpe adicional detrás.