El Gobierno brasileño prepara diversos "incentivos" a la industria para atenuar el impacto de la crisis global, que ha desacelerado la economía del país, dijo el ministro de Hacienda, Guido Mantega, en una entrevista que publica hoy el diario Correio Braziliense.

La primera fase de ese "paquete" será anunciada el miércoles próximo e incluirá "una expansión de los programas de inversiones en infraestructura", que propiciará "un escenario de repunte de la economía" durante el segundo semestre de este año, dijo Mantega.

El ministro no precisó detalles sobre ese plan, que según dice la prensa local incluirá concesiones al sector privado, tanto nacional como extranjero, en las áreas de puertos, aeropuertos, carreteras y ferrocarriles, y la reapertura de la licitación para la construcción de un tren de alta velocidad entre Río de Janeiro y Sao Paulo.

Mantega admitió que "muchos empresarios se atemorizaron" por el agravamiento de la crisis global y su impacto en Brasil, que redujo las previsiones de crecimiento para este año del 4,5 % inicial hasta menos de un 3 %.

Este "paquete" de incentivos, según el ministro, mejorará las percepciones del sector privado, acelerará el ritmo de la inversión privada y pública y deberá reforzar la previsión inicial, de que la economía brasileña llegue a expandirse cerca de un 4 % este año.

"Será un conjunto de medidas que favorecerá el crecimiento" por la vía de la inversión, "que es la prioridad del Gobierno en este momento", indicó.

En opinión de Mantega, el escenario tampoco es negativo para el país si 2012 concluye con un crecimiento económico cercano al 3 %.

"Una buena tasa de expansión de la economía es de un promedio del 5 %, pero eso quiere decir que un año puede ser del 6 % y otro año del 3 %, de modo que la media se mantenga", señaló.

El ministro también ratificó que, por causa de la crisis global, el Gobierno mantiene restricciones presupuestarias que le impiden atender los reclamos de al menos 30 sectores de la administración pública que están en huelga en demanda de mejores salarios.

"Pero eso no quiere decir que no habrá aumentos" de sueldos, dijo el ministro, quien puso como ejemplo que el Gobierno le ha ofrecido alzas salariales de hasta un 45 % en tres años a los profesores de las universidades públicas, en huelga desde hace casi tres meses.