Infalible en su época de albañil, de la que recuerda la forma exacta en que colocaba los ladrillos. Pero en el maratón del domingo de los Juegos Olímpicos, el argentino Miguel Barzola dijo que se equivocó en la estrategia.

En su debut olímpico, Barzola concluyó en el puesto 35to y fue casi 10 minutos más lento que el ugandés Stephen Kiprotich, quien se llevó la medalla de oro. Los kenianos Abel Kirui y Wilson Kipsang embolsaron plata y bronce, respectivamente.

"Me equivoqué de táctica", se lamentó Barzola. "Salí muy rápido y debí haber salido más lento".

Barzola, de todos modos, estaba más que satisfecho ya que con su tiempo anterior salió en el puesto 90 y terminó en el 35to.

"No me puedo quejar para nada", dijo el argentino de 30 años, quien hace ocho que dejó la ciudad argentina de Bragado para radicarse en Alicante, España.

"En Bragado me ganaba la vida como albañil mientras practicaba atletismo", recordó. "Me fui a Alicante y seguí siendo albañil hasta que hace unos tres años dejé eso y ahora solo soy atleta. Recibo apoyo de un club en Alicante y del Comité Olímpico Argentino".

Barzola señaló que no se hará problema alguno si algún día tiene que volver a la albañilería.

"Para mí los tiempos no cambiaron; antes de 8.00 a 18.00 trabajaba como albañil y por la tarde entrenaba", afirmó el argentino. "Y si tengo que volver a la albañilería lo haré; mi padre y varios de mis hermanos son albañiles".