El veterano campocorto Derek Jeter, de los Yanquis de Nueva York, pegó un doblete impulsador que le permitió alcanzar al legendario miembro del Salón de la Fama, Hank Aaron, y ser los dos únicos con 17 temporadas consecutivas pegando 150 imparables o más.

Jeter, de 38 años, lo consiguió ante los Azulejos de Toronto y además lo hizo con la victoria de los Yanquis por 5-2 en el partido de la Liga Americana que tuvo como escenario al Rogers Centre, de la ciudad canadiense.

La marca histórica de Jeter la comenzó el torpedero de los Yanquis durante su primera temporada con los Bombarderos del Brox, en 1996, cuando también fue nombrado Novato del Año de la Liga Americana.

En siete de sus 17 temporadas, Jeter ha pegado 200 imparables o más y está con posibilidades de alcanzar ese logró otra vez cuando finalice la actual temporada.

"Lo que Aaron consiguió en el béisbol lo dice todo y no se necesitan palabras", declaró Jeter al concluir el juego. "Mi éxito sólo ha sido el mantener una consistencia, jugar cada año y tener la esperanza que las lesiones te respeten y eso ha sido lo que ha sucedido conmigo, pero me siento orgulloso de lo conseguido".

El capitán de los Yanquis ha jugado al menos 145 partidos en cada temporada desde 1996, con la excepción del 2001 que se dislocó el hombro y en el siguiente un tirón muscular que lo obligó a ir a la lista de lesionados.

La pasada temporada Jeter, 13 veces nombrado al Juego de las Estrellas, se convirtió en el vigésimo octavo pelotero en la historia de las Grandes Ligas que llegó a los 3.000 imparables conectados.

Aaron logró la marca desde la temporada de 1955 hasta la de 1971 como miembro de los Bravos de Milwaukee y Atlanta.