El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, expresó hoy su confianza en la solidez de la economía española y la "gran determinación" mostrada por el Gobierno de Mariano Rajoy frente a la crisis, al tiempo que apremió a Grecia a cumplir los compromisos adquiridos.

"El Gobierno del presidente de Rajoy muestra una gran determinación en el rumbo de sus reformas. Por eso soy optimista en lo que respecta a España", responde Westerwelle, al dominical "Bild am Sonntag", a la pregunta de cuánto tiempo podrá aguantar España sin tener que recurrir al fondo de rescate.

El ministro de Exteriores rechaza "entrar en especulaciones" acerca de si España pedirá el rescate aún este verano e insiste en que es un "país muy fuerte", con una "economía sólida".

"Yo no especulo. Si diera ahora a BamS ("Bild am Sonntag") la respuesta que BamS desea, seguramente tendríamos un gran titular y un gran problema", responde Westerwelle, a la insistente pregunta sobre esa cuestión, en una entrevista concedida desde la isla española de Mallorca, donde pasa sus vacaciones.

En el reverso de la medalla sitúa Westerwelle, del Partido Liberal (FDP), a Grecia, país que, recuerda "debe cumplir con sus compromisos", porque de ello depende que reciba la ayuda internacional que precisa.

El ministro apremia a Atenas a que se tome estos compromisos "con seriedad" y advierte que no se admitirán "desviaciones sustanciales" sobre lo acordado.

Westerwelle ratifica en la entrevista su rechazo a la emisión de eurobonos, a la que el gobierno de Angela Merkel se opone radicalmente, en cualquiera de sus fórmulas, así como a toda variante que implique una colectivización de la deuda.

"Cómo va a implementar España sus reformas, si facilitamos que se genere el endeudamiento", argumenta el político, según el cual el peligro para el euro y Europa no viene únicamente de una falta de solidaridad, sino de un exceso de ésta.

Westerwelle incide asimismo en que la decisión de una compra masiva de deuda de países de la zona euro corresponde al Banco Central Europeo (BCE) e insiste en la independencia de éste para tomar decisiones que afectan a la estabilidad de la moneda europea.

La entrevista con el titular de Exteriores adopta el formato de reportaje veraniego, desde el lugar donde éste pasa sus vacaciones y quienes les formulan las preguntas son seis lectores del popular dominical "Bild", quienes posan junto a él, bajo el sol y con la catedral de Palma al fondo.

Junto a las preguntas respecto al conjunto de la zona euro, el político responde a las más diversas cuestiones, como una eventual intervención en Siria -que rechaza- o la equiparación fiscal para las parejas homosexuales -de la que el político, homosexual, se proclama partidario-.