El Gobierno de la capital argentina resolvió multar a los sindicalistas que desde hace nueve días mantienen paralizado el metro de Buenos Aires por una huelga en demanda de incrementos salariales, confirmaron hoy fuentes oficiales.

La Subsecretaría de Trabajo de Buenos Aires aplicó una multa de 4,9 millones de pesos (cerca de un millón de dólares) a la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) por no acatar la conciliación obligatoria dictada en este conflicto.

El Gobierno capitalino también llevó el caso al Ministerio de Trabajo argentino, donde remitió el acuerdo para un alza salarial del 23 por ciento alcanzado entre la empresa concesionario del metro, Metrovías, y la Unión Tranviaria Automotor (UTA), el otro gremio que agrupa a trabajadores del subterráneo.

La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro, cuyos dirigentes se denominan "metrodelegados", rechazó ese acuerdo y mantiene firme su exigencia de un alza salarial del 28 por ciento.

"Lo único que podemos hacer es aplicar sanciones con toda la rigurosidad", dijo el alcalde de Buenos Aires, el conservador Mauricio Macri, en una entrevista publicada hoy por el diario Clarín.

El metro de Buenos Aires, que entró hoy en su noveno día sin servicio, es utilizado en los días laborales por casi un millón de personas.

La medida de fuerza ha provocado un verdadero caos de tránsito en la ciudad la última semana, aunque hoy domingo, día de poca actividad, el impacto de la huelga prácticamente no se percibe.

El metro es además eje de un conflicto entre Macri, y el Gobierno de la presidenta argentina, Cristina Fernández, quien traspasó el subterráneo a la ciudad, pero el alcalde porteño reclama al Estado nacional que mantenga los millonarios subsidios que destinaba al servicio.