La economía de Japón creció menos de lo previsto a una tasa anual de 1,4% en el periodo abril-junio, sumándose a la preocupación por el panorama mundial, mientras el gasto del consumidor decrecía después de haber ascendido a principios de año con respecto al previo cuando ocurrió un terremoto seguido por un maremoto.

La prolongada crisis en Europa también tuvo gran responsabilidad porque la escasa demanda golpeó el sector de las exportaciones en Japón.

La oficina del gabinete indicó que el crecimiento fue menor en la tercera economía del mundo debido a que el gasto del consumidor se moderó después de aumentar en el trimestre previo en comparación con los resultados de 2011, cuando ocurrió el terremoto y el maremoto..

Agregó que la debilidad en las exportaciones también influyó en el bajo crecimiento.

Aunque la tasa de crecimiento cayó drásticamente desde una cifra revisada de 5,5% en el trimestre previo, el ministro de Economía Motohisa Furukawa indicó en un comunicado que la economía "sigue una tendencia a la alza, guiada por la demanda interna".

El hecho de que la economía se expandiera por arriba del robusto crecimiento del trimestre previo, es una señal positiva, indicó Junko Nishioka, economista de RBS Japan Securities.

Los subsidios del gobierno para comprar vehículos eficientes todavía están ayudando a apoyar el crecimiento, indicó la analista. La economía también será apoyada por la fuerte inversión pública, que aumentará en el trimestre octubre-diciembre, agregó.

Sin embargo, Nishioka dijo que el riesgo de un empeoramiento de una deflación constituye un "resultado pesimista" que podría llevar al banco central a estudiar una mayor moderación de la política monetaria a fin de dar respaldo al crecimiento. La deflación, o reducción de precios es un problema crónico para el Japón y puede ser un factor negativo para el crecimiento economico

El gasto del consumidor constituye más de la mitad de la actividad económica del Japón. Después del desastre del 11 de marzo del año pasado, muchos japoneses redujeron su gasto y sus excursiones, agregando a los daños por interrupciones a la industria manufacturera a causa de los desastres en el noreste del Japón donde están situadas las plantas automotrices y de electrónicos que suspendieron su producción.ç

La economía nipona creció 0,3% en el trimestre que concluyó en junio comparado con 1,0% en enero-marzo.