El oro de México en fútbol, el título de Colombia en BMX o el espectacular triunfo dominicano de Félix Sánchez.

Cuba y Brasil lideraron el medallero latinoamericano de los Juegos, pero países como Colombia, Dominicana, Guatemala, Venezuela y México completaron una brillante actuación en Londres que hace pensar en cotas mayores de éxito en la próxima cita olímpica, la primera de la historia en Sudamérica: Río de Janeiro 2016.

Cuba recuperó el liderazgo en el medallero latinoamericano, del que había sido desplazado por Brasil en Beijing 2008, con cinco oros, dos de ellos de los púgiles Robeisy Ramírez y Roniel Iglesias. El boxeo cubano, que no logró ni un solo título olímpico hace cuatro años en Beijing, recuperó con victorias el prestigio que la distingue como una de las mejores escuelas del planeta.

La delegación cubana se quedó sin victorias en atletismo, donde la gran decepción fue la lesión en la final 110 con vallas del campeón de Beijing y plusmarquista mundial Dayron Robles.

Además de los cinco oros, Cuba consiguió tres platas y cinco bronces.

Brasil siguió a Cuba en lo alto del medallero latinoamericano, pero sin cumplir con las expectativas.

Los brasileños sumaron 16 preseas, tres de ellas de oro, lo que supone apenas un pequeño progreso con respecto a las 15 de la última Olimpiada y menos de las 20 que se habían propuesto como meta.

El secretario nacional de Deporte de Alto Rendimiento, Ricardo Leyser, anticipó que Brasil podrá llegar a 2016 con 25 a 30 medallas para situarse entre los 10 primeros países de la medallero. Londres fue un pequeño peldaño hacia esa meta.

Pero casi llamaron más la atención los tropiezos que las victorias. El equipo masculino de vóleibol perdió la final tras desperdiciar dos pelotas de partido.

La decepción más grande fue la del fútbol, que dio una alegría mayúscula a México.

Neymar no pudo con el artillero Oribe Peralta y la selección tricolor consiguió el primer oro de fútbol de su historia tras imponerse por 2-1 en Wembley.

México sumó siete metales en total, con tres platas y tres bronces junto al oro del fútbol. La clavadista Paola Espinosa entró al exclusivo club de atletas mexicanos que han ganado medallas en dos Juegos Olímpicos consecutivos al conquistar la plata en los saltos sincronizados desde la plataforma de 10 metros junto a Alejandra Orozco.

Otro de los países latinoamericanos que completó sus mejores Juegos fue Colombia, que sumó ocho metales y ganó el oro gracias a la joven Mariana Pajón en el bicicrós.

Pajón se unió a la pesista María Isabel Urrutia, campeona en Sydney 2000, como los únicos atletas colombianos que han ganado medallas de oro en unos Juegos Olímpicos.

Dominicana regaló una de las imágenes que perdurarán mucho tiempo en la retina colectiva del olimpismo. Las lágrimas de Félix Sánchez tras ganar el oro en el 400 metros con vallas a sus casi 35 años dieron la vuelta al mundo.

Sánchez sumó su segundo oro tras el de Atenas 2004 y se convirtió en el atleta más veterano en ganar cualquier prueba de velocidad en unos Juegos.

Si Sánchez, por edad, es el pasado, Luguelín Santos es el presente y el futuro del atletismo dominicano. El velocista, de 18 años, logró la plata en los 400 metros planos y su fulgurante carrera no ha hecho más que empezar.

"Una de oro y otra de plata es histórico para nuestro deporte y para nuestro país fue maravilloso", dijo a la AP Sánchez, convertido en mito del deporte dominicano. "El béisbol es el deporte de nuestro país, pero ahora tenemos muchos atletas entrenando muy fuerte".

"Tenemos un brillante futuro", subrayó.

Venezuela cerró su participación con el oro del esgrimista Rubén Limardo, el primero para el país caribeño en 44 años tras el logrado por el boxeador Francisco "Morochito" Rodríguez.

Argentina fue otro de los países latinoamericanos que arrancó un oro de Londres gracias a Sebastián Crismanich en taekwondo.

En total, la delegación argentina sumó cuatro preseas, entre ellas la plata de las "Leonas" en el hockey hierba y el trabajado bronce de Juan Martín del Potro en tenis.

Además, Puerto Rico consiguió una plata con Jaime Espinal en lucha grecorromana y el bronce de Javier Culson en los 400 metros con vallas.

Y Guatemala logró la primera medalla de su historia con la plata de Erik Barrondo en la marcha de 20 kilómetros. El marchista guatemalteco reconoció que tuvo que comprar un televisor a sus padres para que pudieran ver la prueba.

Fue la mejor inversión de su vida.

"Siento que es la bendición más grande que la vida me ha dado", declaró Barrondo, con la medalla de plata colgada sobre el pecho. "Es una alegría para un país que ha sufrido mucho, pero que también ha soñado mucho".