El cubano Liván López ganó el domingo la medalla de bronce en la categoría de 66 kilos de la lucha libre en los Juegos Olímpicos de Londres.

López remontó con un 5-1 en el tercer asalto y se impuso 7-4 sobre el azerbayano Jabrayil Hasanov.

"Esto es lo máximo. Sabía que podía conquistar esta medalla", dijo un eufórico López tras la victoria.

Después de caer abajo 0-3 en el primer round, López ganó el segundo 2-0 y remató con un 5-1 en el tercero, que definió con un semi suplex.

"Pude sobreponerme y esa fue la clave de todo. En el primer round me fallaron un poco las piernas, pero luego dimos la batalla", apuntó. "Cuando caí debajo 1-0 en el tercer round me preocupé, pero mantuve la confianza y ahí logré la técnica que esperaba".

Su entrenador Julio Mendietta dijo que las cosas salieron a pedir de boca.

"Lo llevamos al terreno que queríamos. Este era el objetivo, conseguir una medalla del color que fuera y ahora podemos celebrar", indicó Mendietta.

El oriundo de Pinar del Río, de 30 años, tuvo que disputar un repechaje para luchar por el bronce, y accedió a la pelea por la medalla al vencer 2-1 al canadiense Haislan Veranes.

"Me recuperé de la derrota de temprano y logré un buen trabajo. Sabía que hoy iba a tener la oportunidad de pelear por una medalla", indicó López.