El primer ministro británico, el conservador David Cameron, abandonará mañana el Reino Unido para iniciar sus vacaciones estivales, después de asistir hoy a la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Londres.

Según fuentes oficiales, Cameron partirá con su familia a un destino que todavía no se ha dado a conocer, aunque se cree que dividirá parte de sus vacaciones entre este país y el extranjero.

El pasado año, el "premier" británico pasó dos semanas en una lujosa villa de Toscana (Italia) junto a su familia.

Villa Petrolo, la residencia con piscina y pista de tenis en la que se alojaron los Cameron, costó 11.000 euros a la semana, aunque entonces la compartieron con otras dos familias, por lo que el precio final para el primer ministro fue de 5.800 libras (unos 6.600 euros) por sus dos semanas de estancia.

También se tomará un descanso a partir de este lunes el viceprimer ministro, el liberal demócrata Nick Clegg, quien, como cada año, pasará un par de semanas en Olmedo (Valladolid), el pueblo natal de su mujer, la española Miriam González.

Durante la ausencia de los dos máximos responsables del Ejecutivo de Londres, su cabeza visible será el ministro de Asuntos Exteriores, William Hague.