Un atentado con bombas y un tiroteo contra las fuerzas de seguridad y empleados gubernamentales en la capital y los suburbios, mataron el domingo a cinco personas e hirieron a otras cinco, dijeron empleados de salud y la fuerza pública.

Una carga explosiva casera fue detonada al pasar una patrulla policial por una carretera en la aldea de Jurf al-Sakhar, matando a tres agentes, dijeron dos agentes. Otra bomba estalló minutos después y alcanzó un vehículo policial que se dirigía al lugar, hiriendo a tres agentes y dos civiles, agregaron.

La aldea, a unos 50 kilómetros (30 millas) al sur de Bagdad, fue otrora un bolsón insurgente desde que fueron lanzados ataques contra las fuerzas de seguridad iraquíes y zonas chiíes cercanas.

Otro agente dijo que en el barrio capitalino occidental de Yihad, varios atacantes que iban en un automóvil mataron a dos empleados de la asociación suní, un departamento que supervisa la administración religiosa de esa fe, incluyendo sus lugares de culto y las mezquitas.

Los dos muertos eran vecinos que se alejaban de su casa en un automóvil cuando fueron atacados por los insurgentes.

Dos funcionarios de salud en hospitales cercanos confirmaron el número de bajas. Todos ellos hablaron a condición de guardar el anonimato por no estar autorizados a difundir la información.

La violencia ha disminuido en Irak, pero los insurgentes atacan con frecuencia a ñas fuerzas de seguridad y a los chiíes para minar la autoridad del gobierno.