Una bomba al pie de un camino mató el domingo a un jefe distrital en el oriente de Afganistán y tres de sus guardias, dijo un portavoz del gobierno provincial.

El vocero de la provincia Laghman, Sarhadi Zewak, dice que el jefe del distrito de Alishang se dirigía en su automóvil a una reunión cuando el vehículo estalló. Zewak dijo que no estaba claro si la bomba había sido detonada remotamente o si el vehículo — un Toyota Corolla — había tocado un detonador.

Zewak dijo que se pensaba que el jefe distrital Faridullah Niazi era un blanco directo de las milicias insurgentes. Ataques contra personas aliadas con el gobierno o con fuerzas internacionales han aumentado este año.