Keshorn Walcott dio el sábado a Trinidad y Tobago su primer título olímpico en el atletismo de campo, tras imponerse sorpresivamente en la final de jabalina.

Walcott, entrenado por el cubano Isamel López y campeón del mundo juvenil, consiguió el oro en su segundo intento gracias a un lanzamiento de 84,58 metros con el que batió el récord nacional y que a la postre nadie pudo superar.

Oleksandr Pyantnytsya, de Ucrania, se colgó la plata al llevar la jabalina a los 84,51 metros, mientras que el finlandés Antti Ruuskanen se llevó el bronce.

El dos veces campeón olímpico y defensor del título Andreas Thorkildsen, de Noruega, concluyó sexto.