El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, le ordenó al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y a las cúpulas militar y policial trasladarse al suroeste del país para atender la situación de orden público derivada de acciones terroristas contra la infraestructura eléctrica.

"Ya le di las instrucciones pertinentes al ministro de Defensa, a los comandantes, que se trasladen a Cali (capital del departamento del Valle del Cauca) y desde allá comiencen a despachar", señaló Santos a periodistas desde el balneario de Cartagena, en donde se clausuró la Asamblea Anual de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi).

Agregó que tanto Pinzón como los mandos del Ejército y la Policía deben informarle "cada hora, cómo va ese operativo".

Dos pequeñas plantas hidroeléctricas y un puente en el suroeste de Colombia fueron objeto en las últimas horas de atentados con explosivos que no ocasionaron víctimas pero sí daños.

Además, una serie de sabotajes dejaron ayer sin electricidad a Buenaventura y Tumaco, los principales puertos colombianos sobre el océano Pacífico.

Santos condenó los atentados, al parecer de autoría de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que han afectado la infraestructura energética de esa zona del país.

Agregó que el Estado responderá "con todo a las acciones terroristas de las últimas horas" y aseguró que con estos ataques se busca generar miedo en los colombianos y propiciar divisiones.

"Por eso es tan importante que en momentos como este el país se una a decirles (a los terroristas): Nada de que nos van a infundir terror. Nosotros los perseguiremos hasta el último día, hasta el rincón más alejado de nuestro territorio, hasta acabarlos", dijo Santos.

Insistió en que el Gobierno no va a dar la más mínima señal de debilidad.

Buenaventura y Tumaco, los principales puertos colombianos sobre el Pacífico, están sin energía tras una serie de acciones contra la infraestructura eléctrica.

El sabotaje en Buenaventura al parecer se registró este viernes contra una torre de transmisión que lleva el suministro a esa ciudad desde la Central Hidroeléctrica del Bajo Anchicayá.

El comandante de la Policía en el departamento del Valle del Cauca, donde está localizada Buenaventura, el coronel Nelson Ramírez, dijo que se investigan las causas del corte del fluido, que afecta a unas 400.000 personas.

Por su lado, la autoridades del departamento de Nariño, más al sur del Valle del Cauca y del Cauca, en la frontera con Ecuador, confirmaron que en la mañana del viernes las FARC activaron explosivos en dos torres de conducción de electricidad en la zona rural La María, de Tumaco.

En otras acciones en el departamento del Cauca, ubicado entre el Valle del Cauca y Nariño, fueron destruidas varias torres de energía en zona rural de las localidades de Tierra Sentada, Timbío, Morales y Piendamó.

Asimismo, en otra acción, las FARC dinamitaron con un vehículo-bomba un puente sobre el río Piendamó, de la llamada Vía Panamericana, que comunica a Colombia, por el sur, con Ecuador.