La mayoría de los chilenos consideran que sus representantes en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 tuvieron una actuación "mala" o "muy mala", según los resultados de una encuesta realizada por el diario 'El Mercurio'.

Un 35,4% de los encuestados respondió de esa manera a la pregunta '¿Cómo calificaría usted la actuación de la delegación chilena en los Juegos Olímpicos?', mientras un 32% consideró que los chilenos estuvieron "bien" y un 28,1% consideró "regular" la presentación de los chilenos.

Por primera vez desde los Juegos de Sydney 2000, los deportistas chilenos, que en Londres fueron 35, que compitieron en 17 disciplinas, volverán a casa sin medallas, y su mejor figura, el gimnasta Tomás González, fue cuarto en las modalidades de suelo y salto.

También la opinión pública rescata las actuaciones de la lanzadora del peso Natalia Ducó, que alcanzó la final, con un décimo lugar y un nuevo récord de Chile (18.80 metros) y del decatleta Gonzalo Barroilhet, decimotercero en la competición, en la que ganó el salto con pertiga (5,40 metros) y bordeó los 8.000 puntos, cerca de su récord de Chile (8.025).

En la encuesta de 'El Mercurio' (400 entrevistados, con un 4,9% de margen de error), un 46,3 % opinan que el gimnasta González sólo cumplió con las expectativas, mientras un 42,2 % creen que las superó y un 7,2 % señalan que estuvo por debajo de las mismas.

La participación de Chile en Londres 2012, según un plan diseñado hace dos años, costó unos 45 millones de dólares, financiados por el Comité Olímpico (COCH), el Estado, a través de la Subsecretaría de Deportes y por el Plan ADO (Asociación de Deportistas Olímpicos), al que contribuyen empresas privadas.

Los que más apoyo económico recibieron fueron el gimnasta Tomás González, con 237 millones de pesos (unos 493.000 dólares), la nadadora Kristel Kobrich, con 230 millones de pesos (479.000 dólares), el velerista Matías del Solar, con 134 millones de pesos (279.000 dólares) y la triatleta Bárbara Riveros, con 127 millones de pesos (264.000 dólares).

Más de cien millones de pesos (208.000 dólares) recibieron también la lanzadora del peso Natalia Ducó, la tiradora con arco Denisse Van Lamoen) y la tiradora de skeet Francisca Crovetto.

Salvo González y Ducó, ninguno de los demás pudo superar la primera ronda de sus deportes o finalizaron en lugares secundarios, por debajo de sus marcas personales.

Pese a ello, las autoridades, dirigentes y analistas coinciden en que se deben aumentar las ayudas a los deportistas de elite, comenzando por el presidente del Comité Olímpico, Neven Ilic:

"Uno debe trabajar por el éxito y el éxito en un evento como este se mide con una medalla. Hay que reconocer que por eso uno trabaja. Y eso es lo que Chile a nivel de Juegos Olímpicos debe seguir buscando, enfocando los esfuerzos en los deportistas que sabemos que pueden llegar", opinó.

A juicio de Ilic, a los chilenos "nos gusta el éxito de la noche a la mañana y eso en el deporte de alto rendimiento no existe", en tanto considera que el principal obstáculo para el despegue del deporte chileno es la falta de infraestructura adecuada.

Chile tiene un palmarés de trece medallas olímpicas (dos oros, siete platas y cuatro bronces y había logrado subir al podio en las tres últimas ediciones (Sydney, Atenas y Pekín).