"Es un sueño hecho realidad", declaró con la fuerza de un grande el joven zaguero mexicano Diego Reyes al coronarse campeón con su selección en el fútbol olímpico.

Con 19 años, Reyes es el más bisoño entre los integrantes de la selección mexicana que el sábado escribió la página más brillante en su historia futbolística: derrotó a Brasil 2-1 y se adjudicó por primera vez el oro en el balompié masculino en Londres.

Reyes, quien venía de coronarse campeón en el Mundial Sub17 que se disputó el año pasado en México, se ratificó como una de las grandes promesas del fútbol azteca.

"Estar con la medalla de oro en el cuello es un privilegio, un orgullo más cuando sabes que estás representando a tu país", señaló Reyes, quien abrió la conferencia de prensa tras el partido junto al técnico Luis Fernando Tena y al arquero Jesús Corona.

"Le doy gracias a Dios por estar en este bello momento", expresó el jugador del América.

Tena elogió a Reyes y destacó que este chico a tan corta edad ya suma dos títulos importantes.

"Es un ejemplo de madurez y fortaleza mental", afirmó Tena. "Forma parte de un grupo que viene con una nueva mentalidad" y sin complejos".