La cubana Glenhis Hernández, que apenas sudó en las dos primeras rondas, finalmente encontró un rival que le dio trabajo y cayó en las semifinales de la división de más de 67 kilos en el taekwondo de los Juegos Olímpicos, por lo que tendrá que conformarse con luchar ahora por el bronce.

Hernández, de 21 años, lució desconcertada en el segundo round donde la francesa Anne-Caroline Graffe la superó 4-0, y luego se le hizo tarde en el tercer asalto en el que la caribeña ganó 3-1.

El choque terminó con un 6-4 a favor de Graffe. El primer round fue 1-1.

"Estoy muy triste, pero no puedo quejarme", dijo la cubana.

En preliminares, Hernández superó 2-1 a la marroquí Wiam Dislan y en cuartos de final aplastó 16-2 a la ucraniana Maryna Konieva.

"Sólo esperé mi momento preciso para tratar de ganar los puntos y funcionó", dijo Hernández sobre su segundo choque.