Un partido amistoso entre Benfica y Fortuna de Dusseldorf disputado el sábado fue abandonado a los 39 minutos cuando el árbitro fue derribado poco después de expulsar a un jugador.

Las imágenes de televisión muestran cuando el capitán de Benfica, el internacional brasileño Luisao, protesta por la decisión del árbitro Christian Fischer de expulsar a su compañero Javi García. Luisao parece agredir a Fischer, que cae y queda tendido durante varios segundos hasta que se levanta y sale de la cancha.

Dusseldorf dijo en una declaración en su cibersitio que Fischer recibió tratamiento del médico del equipo pero que decidió no reanudar el encuentro.

Dusseldorf, recién ascendido, jugará en la Bundesliga en esta temporada.