Un grupo de vendedoras ambulantes peruanas dejaron hoy sus puestos de comercio para jugar fútbol vestidas con polleras (faldas multicolores de amplio vuelo) y ojotas (sandalias andinas), para celebrar un año de su formalización laboral.

En total fueron ocho equipos de mujeres los que disputaron hoy un torneo organizado por la municipalidad limeña del distrito de San Martín de Porres, donde el plantel ganador se llevó el reconocimiento de los asistentes y un trofeo.

Entre las participantes había vendedoras de bebidas calientes, jugo de naranja, golosinas, parrilla, postres y frutas ataviadas en llamativos trajes.

Una fuente del municipio dijo a Efe que desde hace un año las vendedoras trabajan de manera formal, han sido censadas, tienen puestos de venta pintados uniformemente y pagan impuestos.