Estados Unidos trituró el viernes un récord mundial del relevo corto que había perdurado 27 años en una jornada en la que la etíope Tirunesh Dibaba no pudo completar el doblete que buscaba en los 5.000 y los 10.000 metros en el atletismo de los Juegos Olímpicos.

El Estadio Olímpico presenció una electrizante actuación de Estados Unidos en el relevo de 4x100. Las estadounidenses fijaron un récord mundial de 40.82, rebanándole 55 centésimas a una marca de Alemania Oriental que se mantenía vigente desde 1985.

La victoria dio a Allyson Felix su segunda medalla de oro de los juegos.

Felix, que había conquistado los 200, Tianna Madison y Bianca Knigth sacaron amplias ventajas sobre las jamaiquinas y Camelita Jeter completó la faena corriendo sólidamente la última posta.

"¿Quién iba a pensar que batiríamos el récord hoy? Es sorprendente. Nuestros nombres quedarán grabados en la historia", dijo una jubilosa Félix, que el sábado buscará una tercera medalla de oro en el relevo largo.

"Yo apuntaba al reloj cuando crucé la meta, diciendo '¡miren eso!''', acotó Jeter. "Se decía que no podíamos ganar, que íbamos a tirar el bastón. Pero lo hicimos".

"Vi la gran ventaja que teníamos y después vi el tablero, el tiempo, y me sentí confusa", comentó Felix. "Pensé que ese no era un tiempo de un 4x100. Esperé y finalmente vi que decía que era un récord mundial. Fue surrealista. Algo hermoso. En cuanto Bianca le pasó el bastón a 'Jet', supe que lo teníamos ganado".

Fue el segundo récord mundial que cae en dos días en el Estadio Olímpico, donde el jueves el keniano David Rudisha batió la marca de los 800 metros.

Bahamas, por su parte, dio la nota en el relevo largo masculino al quedarse con el oro en 2:56.72, relegando al segundo lugar a Estados Unidos, con 2:57.05.

En un final emocionante, Ramon Miller pasó a Angelo Taylor en la recta final y privó a Estados Unidos de un oro que creía tener asegurado.

Venezuela quedó séptima en esa prueba.

Esta carrera marcó la despedida de los juegos de Oscar Pistorius, el sudafricano que es el primer atleta con las piernas amputadas que compite en una olimpiada. Pistorius corrió el último tramo y entró último.

Dibaba, quien había ganado los 10.000 y buscaba su segundo doblete seguido en los 5.000 y los 10.000, desfalleció al final y se tuvo que conformar con la medalla de bronce en la distancia más corta. Fue rebasada por su compatriota Meseret Defar, quien se llevó el oro, y la keniana Vivian Cheruiyot, quien se quedó con la plata.

Defar, vencedora de esta prueba en los juegos del 2004 en Atenas, tomó la punta en la recta final y ganó con un tiempo de 15 minutos, 04.25 segundos. Cheruiyot, campeona mundial, rebasó a Dibaba en los últimos 50 metros y cronometró 15.04.73. Dibaba se quedó con el bronce en 15:05.15.

"Siento que volví a nacer", expresó Defar. "Volver a ganar después de ocho años es algo enorme".

Dibaba trataba de repetir el doblete que hizo en el 2008 en Beijing, donde ganó los 5.000 y los 10.000.

Tomó la punta, pero no pudo mantenerla al final, en que no logró repetir el remate de los 10.000.

Después de cruzar la meta, Defar sacó de entre su ropa una imagen de la Virgen y el Niño Jesús y la mostró a las cámaras.

Tras su victoria en Atenas, Defar había quedado a la sombra de Dibaba. Ahora las dos se repartieron las pruebas de fondo a expensas de sus grandes rivales, las kenianas.

Etiopía también se alzó con el maratón femenino, ganado por Tiki Gelana.

El francés Renaud Lavillenie ganó el oro de salto con pértiga con 5,97, en tanto que la rusa Tatyana Lysenko triunfó en el martillo y Asli Cakir Alptekin ganó los 1.500 metros, dándole a Turquía la primera medalla olímpica de oro de su historia.

Turquía, de hecho, se apuntó un 1-2, ya que Gamze Bulut entró segunda.

Usain Bolt se tomó un descanso, pero sin él Jamaica se clasificó fácilmente a la final del relevo corto, a correrse el sábado y en la que el vencedor de los 100 y los 200 masculinos irá por su tercer oro.

Los velocistas jamaiquinos no tienen casi rivales y el relevo, con Bolt y Yohan Blake, es gran favorito. El único interrogante es si lograrán pasarse el bastón sin inconvenientes.