Argentina llegó por primera vez con una pareja a una final olímpica de kayak cuando Miguel Correa y Rubén Voisard entraron terceros el viernes en su eliminatoria de los 200 metros en el lago Eton Dorney.

La final se celebrará el sábado.

"Esto es algo histórico para nuestro deporte. Es la primera vez que llevamos un equipo a la final de los Olímpicos. Estamos en pelea y vamos por todo mañana", señaló Correa.

"Estoy más que contento con este resultado. En la copa del mundo no nos fue muy bien. Lo que hemos logrado ahora tiene un valor muy especial", dijo Voisard a The Associated Press.

Correa y Voisard registraron 33.105 segundos, detrás solo de la pareja rusa de Alexander Dyachenko y Yury Postigray, que ganó la eliminatoria con 32.051 segundos, y los británicos Jon Schoefield y Liam Heath, segundos en 32.940.

Los argentinos explicaron que esta final alcanzada se deriva del fuerte entrenamiento realizado previo a los Juegos Olímpicos, que incluyó una estadía en Europa los tres meses previos a su llegada a Londres.

"Hace tres meses que estamos lejos de la familia y de los amigos. El sacrificio ha valido la pena. Ahora vamos por una medalla", agregó Voisard.

¿Qué mentalidad lleva el equipo argentino para la final?

"Lo hecho, hecho está. Ahora tenemos que olvidarnos de lo que ya pasó y solo concentrarnos en la carrera que está por delante", dijo Correa.

Pero también reconocen que tendrán una feroz competencia y consideraron que el bote ruso será el principal rival a derrotar.

"Todos los equipos (que avanzaron) en la final son fuertes. Los rusos tienen un bote bastante rápido, pero lo vamos a dar todo", comentó Voisard.