El canciller paraguayo, José Félix Fernández Estigarribia, informó hoy de que su país, suspendido temporalmente en el Mercosur y la Unasur, realiza gestiones para ver la posibilidad de acceso a la nueva Alianza del Pacífico.

"Estamos reflexionando. Hay un grupo de países, México, Colombia, Perú y Chile que tienen un acuerdo, un proyecto de integración y estamos pensando ver la posibilidad, pero no porque tenemos un problema aquí, si no porque es un camino importante para Paraguay", dijo el canciller.

Fernández Estigarribia aludió de esa manera la Alianza del Pacífico, oficialmente constituida el 6 de junio pasado en Chile con la aspiración de convertirse en el mecanismo de integración más dinámico de América Latina y en el principal motor económico de la región en su apertura hacia el Asia Pacífico.

México, uno de los países fundadores del bloque, anunció el 6 de agosto el retorno de su embajador en Asunción, Fernando Estrada Sámano, al que había llamado a consulta ante la crisis que se había generado con la destitución de Fernando Lugo de la Presidencia paraguaya el 22 de junio pasado y su reemplazo por el hasta entonces vicepresidente, el actual jefe de Estado Federico Franco.

Chile, Colombia y Perú, al igual que otros países, también llamaron a consulta o retiraron a sus embajadores de la capital paraguaya ante esa situación.

"La embajadora de Paraguay en Chile (Terumi Matsuo) ha recibido instrucciones, estas cosas se hacen reservadamente, para sondear como podríamos tener alguno tipo de contacto", dijo Fernández Estigarribia a la radio asuncena Primero de Marzo.

Reconoció que esa posibilidad "tiene una serie de aspectos que hay que pensarlos" y ratificó que no lo hacen "por reacción" a las sanciones aplicadas a Paraguay por el Mercosur y la Unasur, el 29 de junio pasado, siete días después de la destitución de Lugo a través de un "juicio político" parlamentario.

Ambos bloques regionales consideraron que con la separación del cargo de Lugo, se produjo un "quiebre democrático" en Paraguay.

Fernández Estigarribia ratificó que su país no pretende abandonar el Mercosur y reiteró que no descartan la posibilidad de recurrir al Tribunal de la Haya para contrarrestar esas sanciones, aunque reconoció que una resolución de esta última instancia podría demorarse "cuatro a cinco años".