"No puedo más", pensó Benjamin Schulte cuando faltaban dos de las seis vueltas para completar el maratón de la natación olímpica el viernes.

Le dolía todo y "estaba fundido".

También estaba muy retrasado. Nadie lo hubiera criticado si abandonaba este chico de Guam de 16 años que competía entre hombres en el Hyde Park.

Pero haciendo gala del espíritu olímpico más puro, Schulte siguió como pudo y cruzó la meta nueve minutos después del penúltimo y 14 después que el ganador, Ous Mellouli.

"Di una brazada, después otra, y otra", relató.

Schulte nadaba 10 kilómetros por cuarta vez en su vida y empleó dos horas, tres minutos y 35.1 segundos.

No vino a ganar, sino a hacer realidad la prédica del barón Pierre de Coubertin, fundador de los juegos. "Lo importante no ganar sino competir". Ser un atleta olímpico le bastaba.

"Luego de que me dieron la oportunidad de competir aquí, no quise defraudar a mis amigos y mi familia", comentó. "Sabía que no podía seguir el tren de los demás. Solo quería terminar".

Schute pudo competir para cubrir una plaza regional que dejó vacante Nueva Zelanda.

Su objetivo era nadar con el resto la primera parte. Y durante 500 metros lo hizo. Pero quedaban otros 9.500 y los demás competidores comenzaron a alejarse.

Un funcionario de la competencia lo siguió en un kayak para asegurarse de que no necesitaba asistencia. Al final, la suya terminó siendo una carrera aparte. La de un chico empujado por su orgullo que se niega a entregarse.

Los aficionados lo alentaron desde las riberas del lago.

"No me molestó el tener que nadar solo. Sabía que sería así", dijo el muchacho.

No se crea que Schulte es un nadador sin credenciales. Compitió en al mundial juvenil del año pasado, a los 15 años, y participó en los 100 y 200 pecho.

Esta, sin embargo, era una prueba totalmente distinta. Seis vueltas alrededor de un lago conocido como La Serpentina en el icónico parque real.

"Me gustó", afirmó Schulte. "Las cuatro primeras vueltas fueron muy buenas. Las dos últimas no tanto".

Schulte vive con sus padres en Australia, estudia y se entrena con el conocido técnico Denis Cotterell.

"Quiero ir a los juegos de Río de Janeiro del 2016 y que me vaya un poco mejor", expresó. "Veremos qué rumbo toman las cosas. Me gustan mucho los 100".

___

Paul Newberry está en Twitter como www.twitter.com/pnewberry1963