El músico Seth Horvitz está acostumbrado a tocar el piano, no a apretar el gatillo de un arma.

Por ello, cuando un repartidor de la firma UPS le entregó un fusil semiautomático para uso militar en lugar de una pantalla plana de televisión que había ordenado a la empresa Amazon.com a través de un vendedor que ofrecía esa mercancía, al principio no se atrevió a tocarlo.

"Cuando me di cuenta de que era un fusil, un arma en serio, quedé anonadado y confundido", dijo el jueves Horvitz. "Realmente no imaginaba que pudiera ocurrir un error así".

Horvitz, de 38 años, no se alarmó de inmediato al recibir una larga caja rectangular que le dejó el martes un repartidor de UPS en el pasillo de su apartamento. Aunque sabía que no tenía la forma adecuada ni el tamaño de un televisor de 39 pulgadas que había ordenado, pensó que podría tratarse de un mueble para el aparato o algún otro accesorio y que el monitor sería entregado posteriormente.

Pero cuando abrió la caja se encontró con un fusil completamente ensamblado en una bolsa de plástico, rodeado de material para protegerlo durante el traslado.

Horvitz dijo que llamó a la policía, que confiscó el arma y le indicó que en el Distrito de Columbia era ilegal manejar un arma así.

Llamó también a Amazon, a UPS, al vendedor y a la empresa de su tarjeta de crédito. Al principio, indicó, "nadie se atribuyó responsabilidad alguna".

El vendedor de la televisión devolvió el dinero a Horvitz y ahora está presentando una reclamación con UPS, dijo Horvitz.