La ministra boliviana de Desarrollo Rural, Nemecia Achacollo, demandó hoy por "maltratos, difamación y calumnia" al dirigente de oposición Samuel Doria Medina por decir que el presidente Evo Morales embarazó a una de sus hijas, menor de edad.

Achacollo, acompañada de otras ministras, dijo a los medios que presentó la demanda en un Juzgado de Familia de La Paz.

"Ahora quiero de que el señor Doria Medina presente las pruebas. Por esto estamos acá presentes, con la frente alta", dijo Achacollo, y aclaró que presentó la demanda como madre, no como funcionaria, para defender, no a Morales, sino a su hija y su nieta, nacida hace tres meses.

El rival de Morales en las presidenciales de 2005 y 2009 escribió en Twitter que el mandatario es por tercera vez padre, pero que eso "no es la noticia", sino "que la madre sea menor de edad", porque "eso sí tiene implicaciones".

La ministra lo ha negado y no acepta "ninguna disculpa" porque afirma que Doria Medina melló la dignidad de su familia y espera las sanciones de la justicia.

En declaraciones al canal de televisión Red Uno, Achacollo afirmó que no permitirá una prueba de ADN de su nieta, que Morales ni siquiera conoce a sus hijas y que la acusación es para "dañar la imagen" del mandatario.

Su colega de Comunicación, Amanda Dávila, dijo que el presidente boliviano "no va asumir ninguna acción, ninguna defensa", y que ha tomado todo el escándalo "con mucha calma", pero también con indignación.

Según Dávila, Doria Medina "sabe que esto es mentira", que él "tiene información absolutamente falsa y sin embargo lanza la duda, y sin embargo dice que hay que investigar algo que es absoluta mentira y falsedad".

Morales todavía no se ha referido directamente al escándalo, pero en un acto con mineros lamentó hoy que "algunos opositores no tienen ninguna propuesta, no piensan en las futuras generaciones y solo acusan y acusan".

"Como dirigentes, estamos acostumbrados. Antes me acusaban de narcotraficante, de terrorista, de asesino, de Bin Laden; últimamente inventan otra clase de acusaciones", dijo, y aseguró que "el pueblo" sabe la verdad.

El jueves, sin mencionar el caso, afirmó que "los restos del neoliberalismo van a seguir acusando de todo", pero que "esas acusaciones ya no molestan".

Morales, soltero a los 52 años, tiene dos hijos jóvenes, Eva Liz y Álvaro, de madres diferentes.