La canciller alemana Angela Merkel no es amiga de fiestas, pero sí le gustaría invitar a cenar al seleccionador español, Vicente del Bosque, según explica la propia jefa del gobierno de la primera potencia europea, a una pregunta de Boris Becker.

"No organizo fiestas. Pero me gustaría invitar un día a cenar a Vicente del Bosque", afirma Merkel, en declaraciones al suplemento de fin de semana del diario "Süddeutsche Zeitung", en la que responde a todo tipo de cuestiones formuladas por personajes conocidos.

En este caso, la pregunta a la canciller es del extenista Becker, uno de las 37 figuras conocidas del mundo del deporte, la política, el ámbito económico y la farándula que le formulan cuestiones de todo tipo.

El cuestionario pretende dar una idea de cómo es Merkel en su vida privada. A una pregunta del capitán de la selección alemana, Philipp Lahm, sobre cuál ha sido su mayor renuncia "por la nación" responde que a ir de compras sin ser reconocida.

Merkel es una entusiasta del fútbol, amiga de bajar a los vestuarios tras los partidos de la selección para saludar a sus internacionales.

El "interés" por el fútbol es, asimismo, la cualidad que dice apreciar en Hannelore Kraft, jefa del Gobierno socialdemócrata del "Land" de Renania del Norte-Westfalia, a la que se considera casi tan popular en Alemania como a la misma canciller.