El traspaso del pívot Dwight Howard a Los Ángeles Lakers han garantizado un triunfo a su nuevo equipo y una derrota al que deja, los Magic de Orlando, coincidieron varios gerentes generales de la NBA al analizar hoy la jornada de traspasos.

Ninguno de ellos habría aceptado la oferta que permitió la salida de Howard.

Mejor habría sido la propuesta de los Rockets de Houston a los Magic en la que destacaban los jóvenes Jeremy Lamb y Terrence Jones.

Si lo que querían era mezcla de jóvenes y experimentados, los Nets de Brooklyn hicieron una oferta mucho más interesante con la llegada del pívot cubano americano Brook López, el ala-pívot Kris Humphries, el escolta MarShon Brooks y cuatro selecciones en el sorteo universitario.

Lo que más sorprende en la decisión de los Magic es que los jugadores incorporados, el escolta Arron Afflalo y el ala-pívot Al Harrington, de los Nuggets; el escolta-alero novato Moe Harkless y el pívot suizo Nikola Vucevic, de los Sixers; no parecen a priori ser competitivos en la Conferencia Este.

Para muchos analistas, los Magic tendrán que acudir al mercado de los agentes libres para fichar a un jugador estrella.

Los seguidores lamentan a la vez que su equipo carezca de un jugador franquicia y por lo mismo no se espera en el comienzo un fervoroso apoyo desde las gradas.

También es una incógnita el nuevo entrenador de los Magic, Jacque Vaughn, sin experiencia en la NBA.

Los Lakers tendrán a cuatro jugadores franquicia: además de Howard, el escolta Kobe Bryan, el ala-pívot español Pau Gasol y el base canadiense Steve Nash. Además hay un veterano de clase, el alero World Metta Peace, lo que los convierte en fuerte candidato al título.

Con la incorporación de jóvenes figuras los Nuggets de Denver y los Sixers de Filadelfia se mantienen en el grupo de equipos cuyo máximo objetivo es luchar por una plaza en la fase final, añaden los analistas.

Los Nuggets se sienten felices con la adquisición del escolta-alero Andre Iguodala, de 28 años, que nunca encajó en el juego de los Sixers, y ahora puede dar su mejor versión bajo la dirección del entrenador George Karl.

Los Sixers ficharon al segundo mejor pívot de la liga, que para especialistas, como el exentrenador de los Lakers, Phil Jackson, es el mejor y el de mayor proyección con sólo 24 años.

El equipo de Filadelfia ha querido correr el riesgo y siente que su organización le puede dar a Bynum la confianza suficiente para que desee continuar con ellos y firme un contrato por cinco temporadas y 102 millones de dólares.