Por cuarta ocasión consecutiva, las "leonas" argentinas del hóckey sobre césped subieron al podio pero no lograron bañarse en oro en los Juegos Olímpicos.

Argentina no pudo con la velocidad de Holanda y cayó 2-0 en la final el viernes.

Las holandesas revalidaron el oro conquistado en Beijing 2008 y la máxima presea continuó eludiendo a las argentinas, que suman dos preseas de plata y dos de bronce en las últimas cuatro olimpiadas.

En el partido preliminar, Gran Bretaña se adjudicó el bronce al derrotar 3-1 a Nueva Zelanda.

Holanda abrió el marcador por intermedio de Carlien Dirkse a los 10 minutos del segundo tiempo, al aprovechar un rebote después de un córner corto. Maartje Paumen puso las cifras definitivas nueve minutos más tarde en otro córner corto.

Las mismas jugadoras argentinas reconocieron la superioridad de su rival en el partido del viernes, aunque no dejaron de conmemorar la plata conquitada.

"Tenemos medalla de plata, eso puede parecer algo triste porque perdimos el partido, pero es una gran alegría. Pudimos disputar una final olímpica", comentó la arquera Florencia Mutio con la medalla colgada al cuello.

Su colega Macarena Rodríguez coincidió. "Llegamos a una final olímpica, eso no pasa todos los días. Holanda jugó mejor que nosotros, ellas buscaron más el gol, nosotros nos vamos con el sabor de que dimos todo en la cancha", expresó Rodríguez.

Las mejores acciones de Argentina se dieron en la primera parte, en especial con una escapada de su capitán y figura estelar Luciana Aymar, quien disparó rasante pero la arquera naranja Joyce Sombroek desvió el tiro por la línea final.

El juego de la "Lucha" decayó en la segunda parte, cuando las holandesas se apropiaron por completo de las acciones y su dominio se comenzó a traducir en goles.

Rodríguez explicó que, dada la marcación cerrada que enfrenta Aymar, la estrategia argentina fue descargar el juego por el lado contrario a donde se encontraba la capitana, pero no consiguieron encontrar el camino al gol.

Para Aymar, de 34 años, Londres fue su última olimpiada, y Rodríguez comentó que le tocará a otras jugadoras tomar la batuta de la capitana para continuar cosechando triunfos.

Con el estadio Riverbank Arena casi enteramente cubierto de naranja en las gradas, una pequeña multitud albiceleste gritaba "vamos, vamos Argentina, vamos, vamos a ganar!". La minoritaria barra argentina no paró de cantar ni siquiera después de la derrota.

En un incidente del partido, la argentina Mariela Scarone tuvo que abandonar el juego a los 20 minutos del primer tiempo al sufrir el rompimiento del pómulo izquierdo por un golpe de taco de una rival holandesa.

El primer tiempo tuvo un cierre dramático con un penalti corto a favor de Holanda que obligó a la arquera Florencia Mutio a lucirse con dos intervenciones salvadores, en la primera de las cuales tapó una pelota que iba al ángulo superior de su mano derecha.

Sin embargo, las holandesas se guardaron sus mejores acciones para la segunda parte, cuando anotaron los goles que les rindieron su segunda medalla de oro olímpico al hilo.