Llegó caminando tranquilo, con una sonrisa de oreja a oreja que dejaba al descubierto sus grandes dientes blancos. Parecía un joven más, vestido con camisa celeste y pantalón de jean. Tan desapercibido pasó, que nadie se dio cuenta de que era el hijo de Mitt Romney hasta que alguien gritó "ahí está".

De inmediato una multitud integrada principalmente por mujeres hispanas lo recibió con una ovación de gritos y aplausos, que fue aún más fuerte cuando Craig Romney expresó sus primeras palabras, en español.

"Hace mucho tiempo que volví de Chile, hace 10 años. Así que estoy practicando y aprendiendo más (el español)", manifestó Craig Romney el viernes, refiriéndose a su estadía de dos años como misionero mormón en el país sudamericano, entre el 2000 y el 2002.

El hijo del virtual candidato republicano a la presidencia sabía la importancia y el impacto que tendrían esas palabras durante la inauguración de un centro de votación de votantes conservadores en un vecindario donde se mezclan cubanos y colombianos. Y en Miami, una ciudad con un numeroso electorado latino.

La población hispana es clave para las campañas y tanto los demócratas que buscan la reelección del presidente Barack Obama, como los republicanos que apoyan a Romney, implementan diferentes estrategias para conquistar su voto.

Por su habilidad para hablar el español y su carisma, Craig Romney se ha convertido en uno de los principales portavoces de la campaña de su padre dirigida al electorado hispano. Además de participar en actos públicos, ha grabado publicidades en español promoviendo la candidatura del padre.

Al igual que Colorado, Nevada y Nuevo México, la Florida es uno de los estados indecisos, cuyo voto puede favorecer a cualquiera de los dos partidos. Lo mismo sucede con el sufragio latino.

Así, los hispanos de la Florida apoyaron en el 2008 a los demócratas, pero en el 2004 le dieron la mayor parte de su voto a los republicanos.

En el 2000, en tanto, estuvieron divididos casi por partes iguales: el 48% votó por el candidato presidencial demócrata, Al Gore; y el 49% por el republicano George W. Bush.

José "Pepe" Díaz, un legislador del condado de Miami-Dade opinó que el joven "va a ayudar a su padre, va a llevarlo a un mayor entendimiento de los latinos".

Tras su breve alocución en español, Craig Romney cambió al inglés con la excusa de que algunos de los presentes no entendían la lengua de Cervantes.

Al terminar la inauguración del centro, respondió en un español fluido y claro preguntas de la prensa.

"Mi padre no habla español pero entiende de economía ... es un hombre de carácter, de fe, de experiencia", dijo al ser consultado sobre por qué los latinos deberían votarle.

Mientras Craig Romney visitaba Miami, su padre estaba de campaña por Carolina del Norte.

Los demócratas, por su parte, también continúan abriendo oficinas de registro de votantes en todo el estado.

Apenas una semana antes el cantante puertorriqueño Marc Anthony fue el protagonista de un evento similar de los demócratas en el vecindario de la Pequeña Habana, donde viven principalmente cubanos y centroamericanos.

La campaña de Obama ha recurrido a estrellas conocidas del mundo del espectáculo, como Anthony y Eva Longoria, para promover el voto latino.

Algunos políticos latinos de nombre sobresaliente, entre ellos los alcaldes de San Antonio Julián Castro y de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, también lo asesoran junto a un grupo de voluntarios hispanos desconocidos para la mayor parte de la población.

La campaña de Romney, en cambio, ha optado por políticos conservadores de renombre entre los latinos, como el ex secretario de Comercio Carlos Gutiérrez.

___

Gisela Salomón está en Twitter como http://www.twitter.com/giselasalomon