El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, dijo hoy que las negociaciones para solucionar la crisis institucional entre el poder Legislativo y Judicial están en la "recta final" y que "no están entrampadas", como afirman diferentes sectores del país.

"La mejor muestra que las negociaciones no están entrampadas es que los partidos políticos siguen negociando. Después de 10 sesiones de trabajo, algunas de ellas maratónicas de más de ocho horas ininterrumpidas, hemos logrado avances significativos, el tema sigue en la mesa", indicó el mandatario, tras participar en un evento oficial en el departamento de La Unión (oriente).

"Yo diría que estamos en la etapa final, en la recta final de la negociación", agregó.

Sin embargo, el procurador de derechos humanos de este país centroamericano, Óscar Luna, dijo a Efe que todavía no le ve salida a la crisis.

"En vista de que no veo que se pueda resolver esto, y que se está en reunión y reunión (...) insistiría en que aquí vengan representantes de las Naciones Unidas a tomar parte en este asunto para realmente reunirse y buscar una solución, porque pareciera ser que el presidente no ha logrado conciliar las posiciones", expresó.

El 19 de julio pasado, Luna entregó al representante adjunto del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en El Salvador, Richard Barathe, una solicitud dirigida al secretario general del organismo mundial, Ban Ki-moon, para que medie en el conflicto.

La crisis entre el poder Legislativo y Judicial inició el 5 de junio pasado, cuando la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró inconstitucional las elecciones de magistrados hechas en 2006 y las del 24 de abril de este año.

La mayoría del Parlamento desconoció las ordenes y acudió a la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ), que el 21 de junio pasado resolvió suspender los fallos en tanto emite una decisión definitiva.

Esta sentencia fue desconocida también por el Supremo de El Salvador.

Como resultado de las negociaciones, iniciadas el 24 de julio, los dirigentes de los partidos han llegado a acuerdos preliminares, entre ellos ratificar a los magistrados electos en 2006.

En cuanto a los de este año, sólo han acordado que de la lista de 11 candidatos, que utilizaron en abril pasado, escogerán a los magistrados propietarios y suplentes, pero aún no establecen qué cargos tendrán y la sala que integrarán debido al rechazo de algunos nombres.

En la mesa de diálogo, en la que Funes actúa como mediador, también se están discutiendo posibles reformas a la legislación secundaria que regula el funcionamiento del órgano judicial y el proceso de reformas constitucionales, puntos sobre los cuales no se ha avanzado.

Además, está pendiente la discusión del retiro de la demanda ante la CCJ, que mañana realizará en Nicaragua la primera audiencia en relación a la crisis institucional salvadoreña, según confirmó a Efe una fuente del Parlamento, entre otros temas.

La próxima reunión para solucionar la crisis se llevará a cabo mañana en la Casa Presidencial.