Tropas egipcias detuvieron a nueve milicianos islamistas en el norte de la península del Sinaí que se cree participaron en un mortífero ataque la semana pasada en el que murieron 16 soldados de Egipto, dijo un funcionario de seguridad.

Las detenciones son las primeras desde la cruenta emboscada del domingo, en la que los milicianos entraron a un puesto militar cuando sus integrantes rompían el ayuno con motivo del mes sagrado del Ramadán, en la frontera de Gaza e Israel. Mataron a 16 militares y luego se apoderaron de un vehículo blindado que usaron para entrar en el territorio judío.

Debido al ataque, el ejército egipcio lanzó una operación en la península del Sinaí dirigida a erradicar a grupos extremistas islámicos que se han vuelto más audaces y aumentado su número desde el derrocamiento de Hosni Mubarak en 2011.

A la fecha, se desconoce la efectividad de la operación militar de cuatro días. A pesar de la llegada de efectivos, los extremistas continúan lanzando ataques de baja escala contra los soldados y las fuerzas de seguridad de Egipto.

Casi a diario es atacado un famoso puesto de control en el camino que enlaza el poblado fronterizo de Rafah con la ciudad de el-Arish. Las autoridades indicaron que los extremistas disparan durante la noche, libran combates breves y emprenden la huida.

Los soldados allanaron una vivienda el viernes en la madrugada en Sheik Zweid, cerca del puesto fronterizo de Rafá junto a la Franja de Gaza, y sorprendieron a los nueve extremistas mientras dormían, dijo el funcionario a The Associated Press.

Entre ellos se encontraba Selmi Zeyud, al que el funcionario — que habló a condición de guardar el anonimato por no estar autorizado a dialogar con la prensa — describió como un "elemento peligroso" y hermano de un yihadista muerto.

El funcionario dijo que los nueve estaban supuestamente implicados en el sorprendente ataque del domingo, en el que individuos armados irrumpieron en un puesto de control del ejército en las fronteras con Gaza e Israel. Los agresores mataron en el lugar a 16 soldados que tomaban sus alimentos al anochecer tras haber ayunado — como lo hacían todos los días — con motivo del mes sagrado del Ramadán.

Los agresores después capturaron un vehículo blindado y lo utilizaron para cruzar la frontera hacia Israel, donde fueron atacados desde el aire por aeronaves israelíes con resultado de al menos seis extremistas muertos.

Enormes franjas del norte del Sinaí se han convertido en zonas sin ley tras el derrocamiento de Mubarak a causa de la revuelta popular del año pasado, y por ellas circulan las armas contrabandeadas desde Libia que llegan a manos de los extremistas.

Las armas y el vacío de seguridad avivaron el surgimiento de grupos extremistas inspirados en al-Qaida, los cuales han cruzado la frontera y lanzado varios ataques de baja escala contra Israel.

Las autoridades de seguridad calculan que el número de extremistas armados asciende a unos 1.500 en el norte del Sinaí, aunque algunos líderes tribales de la región establecen la cifra en miles. Un jefe tribal prominente, Awda Abu-Malhous, señaló que los combatientes armados sumarían hasta 10.000.