El Gobierno de Ecuador rechazó hoy cualquier tipo de intervención militar extranjera en Siria y reclamó el cese de la violencia, así como un impulso al diálogo para buscar soluciones pacíficas al conflicto en esa nación de Oriente Medio.

Así lo expresó el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, en su intervención en el informe sobre el estado de la nación que presentó el Gobierno ante la Asamblea Nacional, encabezada por el presidente Rafael Correa.

"Rechazamos con firmeza toda intervención militar extranjera directa o indirecta en Siria o en cualquier lugar del mundo", dijo Patiño y señaló que la protesta de su país sobre el conflicto sirio se acrecentará si esa crisis es causada por alguna potencia mundial.

"Rechazamos las muertes y la violación a los derechos humanos en ese país, venga de donde venga", añadió Patiño tras expresar el apoyo de Ecuador a los esfuerzos que ha desplegado Naciones Unidas para intentar "superar el conflicto".

"Lamentamos la falta de apoyo de la comunidad internacional a la misión de paz", subrayó Patiño, de la que Kofi Annan, exsecretario general de la ONU, había sido nombrado como mediador internacional, puesto del que renunció el pasado 2 de agosto, aunque permanecerá en él hasta finales de este mes.

"Demandamos el cese al fuego y el impulso del diálogo político" en Siria, reiteró el titular de la diplomacia ecuatoriana.