Colombia explotó el viernes de alegría con la medalla de oro que conquistó Mariana Pajón en el bicicrós de los Juegos Olímpicos.

Las actividades en el país se paralizaron ante la expectativa que Pajón había despertado en una jornada que resultó histórica. Cuando Carlos Oquendo ganó la prueba masculina de BMX, Colombia disfrutó la conquista de dos medallas en un mismo día por primera vez en sus participaciones olímpica.

Pajón logró la segunda medalla olímpica de oro para Colombia, siguiendo los pasos de la pesista María Isabel Urrutia, campeona en Sydney 2000.

La residencia de los padres de Pajón en el elegante barrio El Poblado de Medellín se transformó en un manicomio. Los padres de la multicampeona estuvieron en el escenario en Londres, donde su hija logró el éxito más importante de su vida. Pero otros familiares, amigos y vecinos lloraron, gritaron y se abrazaron tras la victoria.

"Mariana será recibida como heroína, es una heroína", dijo feliz Margarita Londoño, una de las tías de la deportista a los medios que invadieron la zona social de la residencia.

"Es el título a la constancia y a la entereza y habrá una gigantesca fiesta cuando regrese", añadió.

El presidente Juan Manuel Santos anunció que la semana próxima agasajará en la sede de gobierno a todos los medallistas colombianos.

La victoria de Pajón justo cuando el técnico José Pekerman realizaba una rueda de prensa para la nómina de Colombia para los partidos con Chile y Uruguay por las eliminatorias de la Copa Mundial de fútbol.

"¡Felicitaciones Mariana Pajón... Colombia!... Vivimos un momento muy especial, es algo fantástico y nos motiva, es un orgullo que coincidamos en este momento", dijo el estratega en la sala de prensa del estadio local El Campín.