El peso mediano Esquiva Falcao se convirtió en el primer boxeador brasileño en luchar por una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos al derrotar el viernes al británico Anthony Ogogo por 16-9.

Falcao, quien se aseguró por lo menos una medalla de plata, peleará en la final del sábado contra el japonés Ryota Murata, que se deshizo del uzbeko Abbos Atoev por 13-12.

"Estaba contento con la medalla de bronce pero, gracias Dios ya conseguí la de plata y me veo muy fuerte para ganar el oro. Ahora toca descansar. Por la tarde veré la pelea de mi hermano y luego estudiaré videos de mi próximo rival", dijo tras la victoria Falcao, que reconoció que el triunfo en cuartos de final de su hermano Yamaguchi sobre el campeón mundial cubano Julio La Cruz le sirvió de inspiración.

"Fue un combate duro para él, pero vi que es posible y ahora cada pelea parece más fácil. Voy a la final feliz, confiado y contento. Sin felicidad, no hay boxeo", señaló.

Más tarde en la jornada, el semipesado Yamaguchi, hermano mayor de Esquiva, peleará por otro puesto en la final contra el ruso Egor Mekhontsev.

Ninguno de los dos púgiles logró imponer su estilo en el asalto inicial, saldado con 3-3. Ogogo salió más agresivo en el segundo, pero se topó con una excelente defensa del brasileño, que contragolpeó con saña y se puso en ventaja de 9-6 de cara al tercer round, donde volvió a castigar las acometidas del británico, que cayó a la lona en dos ocasiones.

Aunque su compatriota Adriana Araujo se llevó el bronce en el estreno de la competición de mujeres en Londres, Brasil no consigue una presea en boxeo desde que Servilio de Oliveira subió al podio de tercero en México 1968.

Ogogo, por su parte, deseó suerte al brasileño para el sábado. "Ojalá gane, pero aún me estoy lamiendo las heridas. Siento que podía haberle ganado. Tiene un estilo diferente, pero he derrotado a rivales mejores en esta misma competición", declaró el británico.