La cosecha brasileña de granos en el periodo 2011-2012 alcanzó un récord de 165,9 millones de toneladas, cifra superior en un 1,9 por ciento a la anterior, según divulgó hoy el Ministerio de Agricultura.

"Alcanzamos un número muy significativo y eso nos permite hacer previsiones bastante optimistas y a revisar la planificación para la próxima cosecha, cuando quizás lleguemos a las 170 millones de toneladas", señaló durante la presentación del informe el ministro de Agricultura, Jorge Mendes Ribeiro.

El balance, elaborado por la estatal Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), apuntó que el resultado se debe principalmente al aumento del área cultivada y de las inversiones en tecnología agrícola.

El área plantada creció el 1,9 por ciento, hasta alcanzar los 50,8 millones de hectáreas, con avances para los cultivos de maíz y de soja, mientras que mermó el área dedicada a los plantíos de arroz y fríjol por las "dificultades climáticas en la región nordeste", señaló el informe.

La producción de maíz creció el 71,7 por ciento, mientras que la de soja y arroz se redujo en 8,9 millones y 2,01 millones de toneladas respectivamente.