Solo uno de los hermanos Falcao con los que Brasil buscaba su primer oro olímpico de boxeo accedió el viernes a la final, mientras que Cuba envió apenas dos pugilistas a la lucha por el oro tras sufrir dos derrotas, incluida la de otro campeón mundial.

Esquiva Falcao se convirtió en el primer brasileño que llega a una final al doblegar 16-9 al británico Anthony Ogogo en la división de los medianos. Peleará el sábado por el oro con el japonés Ryota Murata, quien se deshizo del uzbeko Abbos Atoev por 13-12.

Su hermano mayor Yamaguchi, en cambio, no pudo acompañarle horas más tarde al caer 23-11 en la división de semipesados ante el ruso Egor Mekhontcev, que fue muy superior y disputará el oro con el kazajo Adilbek Niyazymbetov, vencedor sobre el ucraniano Oleksandr Gvozdyk tras empate de 13-13 y decisión del jurado a su favor.

Yamaguchi se llevó una presea de bronce.

"Estoy contento con el bronce. Para mí es un gran logro", dijo Yamaguchi. "Esquiva es el mejor atleta de la familia Falcao y está muy concentrado en la final".

Brasil no consigue una presea en boxeo masculino desde que Servilio Oliveira subió al podio como tercero en México 1968.

En la rama femenina, que debutó este año, no obstante, Adriana Araujo le dio un bronce.

Cuba sufrió dos reveses, incluido el del campeón mundial gallo Lázaro Alvarez, y conserva solo dos pugilistas en la pelea por el oro.

El irlandés John Joe Nevin dio la nota al derrotar 19-14 a Alvarez, una de las grandes esperanzas de su país de conseguir una medalla de oro. Su eliminación se sumó a la de otro campeón mundial, el semipesado Julio La Cruz, a manos de Yamaguchi Falcao el miércoles pasado.

Nevin tendrá como rival en la final al británico Luke Campbell, vencedor por 20-11 sobre el japonés Satoshi Shimizu.

El ligero cubano Yasnier Toledo, por su parte, sucumbió 14-11 ante el ucraniano Vasyl Lomachenko, último campeón olímpico.

"Me sentí bien en la pelea de principio a fin. Él fue más aparatoso que efectivo y creo que no fue justa la puntuación. Espero la revancha", dijo Toledo, quien fue medalla de plata en el último mundial, cuya final perdió precisamente ante Lomachenko.

El ucraniano disputará el oro con el surcoreano Soonchul Han, que sacó del torneo al lituano Evaldas Petrauskas por 18-13.

Los dos cubanos que avanzaron son el ligero-welter Roniel Iglesias y el mosca Robeisy Ramírez, quienes tendrán la responsabilidad de darle a su país el oro que se le negó en Beijing.

Iglesias se impuso 15-8 al italiano Vincenzo Mangiacapre y peleará el sábado por el oro contra el ucraniano Denys Berinchyk, que se deshizo del mongol Munkh-Erdene Uranchimeg por 29-21.

Por su parte, Ramírez le ganó 20-10 al irlandés Michael Conlan y enfrentará el domingo al mongol Tugstsogt Nyambayar, que venció al campeón mundial ruso Misha Aloain 15-11.

"Me exigió más de lo que pensaba, pero actué con inteligencia, esperé sus golpes y ataqué cuando me mandaron", resumió el cubano.

En los minimoscas, el chino Zou Shiming, último campeón olímpico, derrotó por decisión del jurado al favorito del público, el irlandés Paddy Barnes, tras cerrar el combate empatados 20-20.

Zou peleará por el oro con el tailandés Kaeo Pongprayoon, quien venció al ruso David Ayrapetyan por 13-12 en la otra semifinal.

Pongprayoon figura como rival inesperado a sus 32 años, tras dejar en el camino a Ayrapetyan, plata en el mundial del 2009.

El británico Freddie Evans, vencedor por 11-10 sobre el ucraniano Taras Shelestyuk, número uno mundial, y el kazajo Serik Sapiyev, quien venció por 18-12 al ruso Andrey Zamkovoy, pelearán la final de peso welter.

En superpesados, Italia clasificó a Roberto Cammarelle para cruzarse con el británico Anthony Joshua.

Tras el pase de Clemente Russo en pesados, donde enfrentará al ucranianio Oleksandr Usyk por el oro, Italia igualó a Cuba y Kazajstán con dos finalistas. Gran Bretaña y Ucrania lideran con tres.