El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lanzó hoy un llamamiento a los Gobiernos del mundo para que frenen los altos índices de desempleo juvenil que sufren muchos países y alertó de que, de lo contrario, se puede crear "una generación perdida" llena de "talentos y sueños desperdiciados".

"Un gran número de jóvenes no tienen perspectivas inmediatas de futuro y están desencantados de los procesos políticos, sociales y de desarrollo que viven sus países. Sin medidas urgentes, nos arriesgamos a crear una generación perdida de talentos y sueños desperdiciados", dijo Ban en un mensaje para el Día Internacional de la Juventud, que se celebra el próximo domingo, 12 de agosto.

El máximo responsable de la ONU destacó que "la crisis económica mundial ha afectado a los jóvenes de lleno y muchos de ellos se sienten comprensiblemente desalentados ante las crecientes desigualdades que enfrentan".

Ban lamentó que, ante la situación actual y pese a contar el mundo con unos jóvenes con "un potencial sin precedentes" en la historia, "demasiados de ellos, incluso los que cuentan con una alta educación, reciban bajos salarios, tengan empleos sin futuro y sufran niveles récord de desempleo".

Por ello, de cara a la celebración del Día Internacional de la Juventud, pidió a los Gobiernos, al sector privado, la sociedad civil y el mundo académico que abran "las puertas a los jóvenes y refuercen las asociaciones con las organizaciones juveniles".

La Asamblea General de la ONU declaró el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud en 1999 y este año el organismo decidió que el tema de la celebración sea "Construyendo un mundo mejor colaborando con la juventud".

"La juventud puede determinar si esta era avanza hacia un mayor peligro o si es posible un cambio más positivo", añadió el secretario general de Naciones Unidas, quien subrayó "el creciente reconocimiento existente alrededor del mundo de la necesidad de reforzar las políticas y las inversiones destinadas a los jóvenes".

El diplomático surcoreano aseguró además que no debe verse a los jóvenes como "beneficiarios pasivos", sino como "socios iguales y efectivos", que tienen aspiraciones "más allá del empleo" y que quieren "sentarse en la mesa de negociación para tratar las políticas que afectan a sus vidas".

"Necesitamos escuchar y comprometernos con la juventud. Ya es hora de que integremos a las voces jóvenes en todos los niveles del proceso de decisión", añadió Ban en su mensaje oficial.