El piloto Julio Poch y el economista Juan Alemann, secretario de Hacienda durante la última dictadura militar argentina, serán juzgados en la causa que investiga las violaciones cometidas en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), uno de los mayores centros ilegales de detención.

Así lo informó el viernes el Centro de Información Judicial, que indicó que el juez Sergio Torres decidió llevar a juicio oral a esos dos imputados, al abogado Gonzalo Torres de Tolosa y al ex comandante de Aerolíneas Argentinas Enrique de Saint Georges.

Poch, ex teniente de fragata, y De Saint Georges, miembro retirado de la Prefectura Naval (guardacostas), están acusados de haber participado en los vuelos de aviones de la Armada desde los cuales fueron arrojados a las aguas del Río de la Plata y del océano Atlántico disidentes políticos previamente adormecidos que estaban detenidos en la ESMA, por donde pasaron unos 5.000 presos durante la dictadura (1976-1983).

Poch fue extraditado a Argentina en 2010 después de ser arrestado en septiembre de 2009 en Valencia, España, durante la escala del vuelo comercial que pilotaba para la compañía holandesa Transavia.

La supuesta participación de Poch en los llamados "vuelos de la muerte" había sido denunciada por sus compañeros en la compañía aérea europea para la que trabajaba, ante quienes, al parecer, solía jactarse de haber intervenido en esos procedimientos.

En tanto, Alemann está acusado de no haber denunciado los ilícitos que observó durante una visita que hizo a la ESMA en 1980. Según el magistrado, allí el funcionario habló en la sala de torturas con el prisionero Orlando Ruiz, miembro de la guerrilla "Montoneros", que estaba encapuchado y esposado.

Ruiz, que engrosa la lista oficial de los 13.000 desaparecidos en la dictadura, fue inquirido por Alemann para que "le suministrara la totalidad de los datos que pudiera tener respecto del atentado del que habría sido víctima" el entonces secretario en su domicilio en 1979 "y que habría sido llevado a cabo por un comando montonero".

"En dicha ocasión (Alemann) habría tomado conocimiento en forma directa de los hechos que ocurrían de modo sistemático en la Escuela de Mecánica de la Armada... tales como privaciones de libertad, la obtención de información mediante la aplicación de tormentos a personas secuestradas", señaló el juez en su resolución.

Alemann "habría omitido la obligación que su calidad de funcionario público le imponía de denunciar tanto el hecho ilícito del que estaba siendo víctima en aquel momento Orlando Ruiz, como así también del funcionamiento del centro clandestino de detención", señaló.

El magistrado recordó que Ruiz fue privado de su libertad entre los meses de mayo y julio de 1980 junto con su esposa embarazada, Silvia Beatriz María Dameri, su hija y su hijo, ambos menores. "Luego fue trasladado a la ESMA, donde permaneció clandestinamente detenido bajo condiciones inhumanas de vida", añadió.

Torres de Tolosa ha sido abogado de otros imputados en la causa ESMA y fue señalado como uno de los civiles partícipe de los "vuelos de la muerte".

En la ESMA funcionó además una maternidad clandestina donde las detenidas daban a luz. Sus hijos recién nacidos luego eran arrebatados por los militares y cedidos a otros represores o familias afines al régimen. Hasta ahora 106 de esos niños han recobrado su verdadera identidad gracias a la labor de la organización Abuelas de Plaza de Mayo.

En la denominada "Megacausa ESMA" varios ex marinos fueron condenados, mientras que diferentes casos de violaciones a los derechos humanos siguen en la etapa de instrucción.