El Gobierno uruguayo justificó hoy su plan para legalizar el comercio de la marihuana en que las políticas de drogas basadas en la prohibición "no dieron resultados" y afirmó que ya llegó la hora de discutir el asunto "de forma sensata".

Según explicó a Efe el secretario general de la Junta Nacional de Drogas (JND), Julio Calzada, la idea del proyecto de ley enviado por el Gobierno uruguayo al Parlamento que busca despenalizar la marihuana y que el Estado controle la producción, distribución y comercialización de la droga es posible, porque "el debate ya está instalado" en la sociedad y existe la "madurez" para "poner en cuestión" las políticas actuales.

"Creemos que el debate está abierto. Incluso hace dos meses era impensable y ahora se está planteando (...). El tema de alguna manera está sobre la mesa como nunca antes", dijo Calzada.

El plan gubernamental que fue presentado el miércoles por la noche en el Parlamento uruguayo, donde el oficialismo tiene mayoría, se inserta en una serie de medidas con las que el presidente José Mujica pretende combatir el narcotráfico y la delincuencia.

El proyecto tiene un solo artículo de tres párrafos en el que señala que "el Estado asumirá el control y la regulación de las actividades de importación, producción, adquisición a cualquier título, almacenamiento, comercialización y distribución de marihuana y sus derivados".

El responsable de la JND apuntó que la "novedad" de esta propuesta uruguaya frente a otras formas de legalizar la marihuana que hay en el mundo es que pretende asumir "el control de toda la cadena de producción" de la marihuana, algo necesario para atacar el narcotráfico, que es el objetivo último de la medida.

"El proyecto es un artículo único con cinco párrafos, pero su explicación de motivos tiene diez páginas. Allí decimos que pedimos una regulación por parte del Estado de toda la cadena, porque es un un proyecto sanitario para reducir riesgos y los daños causados por las sustancias, eso es lo central", añadió.

Así, Calzada señaló que el cultivo de marihuana por parte del consumidor que propugnan algunos activistas podrá tener cabida bajo la ley siempre que no implique una "autoregulación".

"Sí se podría si se entiende el autocultivo como algo regulado por el Estado, por ejemplo con cuotas, aunque aún no hemos entrado en ese debate", destacó.

Calzada insistió en que lo que pretende Uruguay con esto es pensar en el "bienestar y la calidad de vida" de sus ciudadanos, aunque comprendió que surjan "repercusiones" en el exterior si se aprueba la ley.

"Si las hay, las tomaremos como un argumento para abrir el diálogo en el plano internacional y allí expondremos nuestros motivos y razones, particularmente el fracaso del modelo de control de drogas en la actualidad", subrayó.