En un intento por granjearse el voto latino, tres candidatos al Senado en el suroeste de Estados Unidos están exhortando a los delegados a la Convención Nacional Demócrata a que respalden que el proyecto de ley DREAM, que busca darle la ciudadanía a jóvenes inmigrantes irregulares, forme parte de la plataforma del partido.

El representante Martin Heinrich, candidato demócrata para un escaño del Senado por Nuevo México, encabeza la campaña y dijo que si se formaliza el apoyo a la propuesta de reforma migratoria, se le ofrecería a los votantes una opción clara sobre un tema que les afecta profundamente a muchos.

"Creo que ha llegado el momento de que la ley DREAM forme parte de nuestra identidad como partido", dijo Heinrich en una entrevista telefónica.

La candidata demócrata por Nevada Shelley Berkley dijo apoyar la campaña, así como un portavoz de Richard Carmona, candidato por Arizona.

La ley DREAM busca darle un camino a la ciudadanía estadounidense a aquellos jóvenes sin autorización para residir en Estados Unidos que asisten a la universidad o sirven en las fuerzas armadas.

El Departamento de Seguridad Nacional, por órdenes del presidente Barack Obama, suspendió la deportación de aquellos jóvenes irregulares que califiquen bajo los criterios de la ley DREAM, pero esa política no ofrece un camino hacia la ciudadanía. El gobierno ha dicho que el cambio ordenado por el mandatario beneficiará a un máximo de 800.000 inmigrantes.

La Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó la ley DREAM (cuyo acrónimo podría traducirse como Ley para el Desarrollo, Asistencia y Educación para Menores Extranjeros) en diciembre de 2010, pero los republicanos la bloquearon en el Senado. Aunque el proyecto no ha sido aprobado por la cámara baja ni el Senado desde entonces, Obama la ha apoyado como parte de sus esfuerzos por una reforma a las leyes de inmigración.

Funcionarios demócratas creen que la creciente población hispana en estados políticamente clave como Nuevo México, Arizona y Nevada ofrece una ventaja competitiva en las próximas elecciones de noviembre a quienes respalden la ley DREAM. Una encuesta del Pew Hispanic Center realizada a finales de 2011 reveló que más de nueve de cada 10 hispanos apoyan la ley DREAM.

No está claro si el comité de plataforma del Partido Demócrata sumará su posible apoyo al proyecto de ley para que sea parte de su programa político.

"El proceso para la plataforma está en marcha, pero el presidente y los demócratas apoyan la ley DREAM y se han comprometido a dar pasos hacia su aprobación", dijo Melanie Roussell, portavoz de la Convención Nacional Demócrata.

La campaña de Heather Wilson, la rival republicana de Heinrich, no respondió directamente a la pregunta de si apoyaría o se opondría a la ley DREAM si es elegida. Ella ha dicho antes que no respalda la idea de darle una amnistía a quienes llegaron a Estados Unidos como niños, traídos por sus padres, pero ha dicho: "Les debemos encontrar una solución a largo plazo".

___

La periodista de The Associated Press Jeri Clausing en Albuquerque, Nuevo México, contribuyó a este despacho.

___

Gráfico interactivo de AP sobre inmigración:

http://hosted.ap.org/interactives/2012/migracion/