Paulina Rubio logró el jueves que una jueza de Miami adelante el comienzo del juicio que enfrenta por no haberse presentado en un concierto en Colombia en el 2010, para la semana del 22 de octubre.

El inicio del juicio estaba previsto para el 13 de noviembre, pero el abogado de Rubio, Omar Ortega, dijo que la cantante tiene previsto grabar un programa de televisión en México y tendría dificultades para acudir.

"Van a ser agendados especialmente para el 22 de octubre", dijo la jueza Abby Cynamon.

El abogado de los demandantes le dijo a la jueza que estaba de acuerdo porque esto le daba tiempo para traer testigos de Colombia.

Al comienzo de la audiencia, Ortega le recordó a Cynamon que se había presentado a la audiencia en busca de adelantar el juicio. La magistrada dijo que no podría ser para la primera semana de octubre, porque ya tenía otros compromisos, y fijó la nueva fecha.

En noviembre del 2010, la corporación de Miami CMG Entertainment, el Fondo Mixto de Cultura de Boyacá y la Corporación Cultural Viva la Música demandaron a la llamada Chica Dorada por haber incumplido en agosto de ese año un contrato firmado con antelación que estipulaba que debía presentarse en un concierto que era parte del Festival Internacional de Cultura de Boyacá.

En un principio, los demandantes pedían una indemnización de un millón de dólares por daños y perjuicios correspondientes a los gastos de organización del concierto, además de intereses y costos legales. Pero según Ortega esa cifra se ha reducido a unos 800.000 dólares.

La defensa de la artista sostiene que Rubio no pudo acudir al concierto por problemas con el transporte aéreo a Tunja y no por falta de interés. Alega que aunque los organizadores del evento se habían comprometido a proporcionar una avioneta para el traslado de la artista, ellos mismos tuvieron que contratar la aeronave para llegar al concierto. Asegura que no les permitieron aterrizar en Tunja, aparentemente por inconvenientes climáticos.

Pero los demandantes aseveran que el contrato estipulaba que Rubio viajaría en avión desde Medellín hasta Bogotá, y desde allí recorrería unos 130 kilómetros en automóvil hacia el noreste hasta llegar a Tunja, donde no hay un aeropuerto comercial.

___

Gisela Salomón está en Twitter como http://www.twitter.com/giselasalomon