Julius Brink y Jonas Reckermann se convirtieron en la primera dupla europea en ganar la medalla de oro del vóleibol de playa de los Juegos Olímpicos, cuando el jueves sorprendieron 23-21, 16-21, 16-14 a los brasileños Alison y Emanuel.

La victoria alemana constituye el primer oro del vóley playero para un país europeo, tanto en hombres como en mujeres, desde que el deporte fuera declarado olímpico en 1996. Hasta la fecha, Alemania solo contaba una medalla de bronce en su historial.

Brasil tuvo que conformarse con la medalla de plata y suma cinco en sus palmarés, con una de oro en Atenas 2004.

La pareja teutona puso contra las cuerdas a los brasileños, campeones del mundo y considerados claros favoritos, más aún tras la eliminación de los dos equipos de Estados Unidos en octavos y cuartos de final.

Pero la pareja sudamericana cedió en el partido decisivo tantos sets, dos, como había perdido previamente en su camino a la final.

Desde el inicio del choque, Brink se agigantó en la red ante Alison y marcó la línea del éxito de Alemania, que salvó dos puntos de set en el primero para ponerse en ventaja de 22-21 con saque a favor y no perdonó, encarrilando el partido.

Era solo el tercer set que la pareja latinoamericana cedía en todo el torneo.

Alison se entonó en el segundo set y Brasil, con combinaciones rápidas y asertivas, se colocó en ventaja 12-8. El punto de inflexión pareció llegar en un balón divido en la red que Alison le ganó a Reckermann por puro poderío físico para colocar a Brasil arriba por 16-10. Con los alemanes fuera de ritmo, Emanuel y Alison mantuvieron la ventaja hasta llevarse el segundo set por 21-16 y afrontar así el definitivo con aparente viento a favor.

Pero Brink y Reckermann se recuperaron en el momento de la verdad y, con un despliegue se potencia y buena colocación, se adelantaron por 7-5. La magia de Emanuel no apareció en esta ocasión para el equipo de blanco, y un error del astro brasileño en balonazo a la red puso al dúo alemán arriba por 12-8, a sólo tres puntos del oro.

Tras morder la red en señal de frustración, Emanuel salvó a Brasil con una gran jugada defensiva, pero otro contundente golpeo de Brink puso a Alemania en punto de partido y campeonato con 14-11.

Brasil aún pudo empatar con un servicio de Emanuel al corazón de la área teutona para un 14-14, pero dos puntos consecutivos de Alemania decidieron el choque.

Emanuel protestó airadamente la última jugada, en que un remate salió desviado, argumentado que el balón había rozado la defensa alemana.

Con su derrota en la final, Emanuel desaprovechó la ocasión convertirse en el primer atleta olímpico en ganar una medalla de oro con dos compañeros distintos, después de coronarse en Atenas junto a Ricardo.

Contabilizando hombres y mujeres, Brasil ha ganado al menos la presea de plata u oro en todos los juegos desde Atlanta 1996.

Anteriormente en la jornada, la pareja letona de Martins Plavins y Janis Smedins se llevó la medalla de bronce al derrotar 2-1 a los holandeses Reinder Nummerdor y Rich Schull.